Los desafíos de construir un edificio de madera flotante, reutilizable y autosuficiente

Los desafíos de construir un edificio de madera flotante, reutilizable y autosuficiente

Todos los que alguna vez han construido algo; un modelo, una pajarera o un mueble pequeño, tienen una idea clara de la cantidad de cosas que pueden salir mal durante el proceso. Un tornillo difícil de apretar hasta el final, una tabla de madera deformada, una falta de atención o un error de cálculo que puede frustrar los planes de la noche a la mañana. Cuando transportamos esto a la escala de un edificio, con innumerables procesos y diferentes personas involucradas, sabemos lo complejo que puede llegar a ser una obra y cuántas cosas pueden salirse de control, aumentando los tiempos y demandando aún más recursos. Y si hablamos de un edificio que necesita flotar, ser autosuficiente, y completamente reutilizado una vez cumplida su vida útil. ¿Puedes imaginar los desafíos técnicos de construir algo como esto?

Los edificios siempre se han utilizado para representar valores. Desde las catedrales góticas de la Iglesia Católica hasta los edificios espejados de los bancos, la arquitectura puede brindar sentimientos de poder, confianza, grandeza, entre muchos otros. Para el diseño de la sede de las oficinas del Global Center on Adaptation (GCA), un centro de conocimiento global que apoya a países, organizaciones y empresas con información y consultoría en el área de cambio climático, la arquitectura debe reflejar los conceptos de resiliencia y sustentabilidad. Divertido y funcional, también constituye un elemento clave en un entorno portuario recientemente remodelado, proporcionando un espacio público a la orilla del agua e incluso una piscina. Además de las oficinas, el Floating Office Rotterdam (FOR) también cuenta con espacios públicos: un restaurante con una gran terraza exterior que funciona como complemento a una piscina flotante en el río Maas.

Cortesia de Powerhouse Company
Cortesia de Powerhouse Company
© Marcel IJzerman
© Marcel IJzerman

La idea de desarrollar un edificio flotante que se adapte a los cambios del nivel del mar es, sobre todo, un gesto muy simbólico. La Oficina Flotante de Rotterdam (FOR) también es autosuficiente, mediante la generación de energía solar y un sistema de intercambio de calor a base de agua. Asimismo, su estructura está íntegramente fabricada en madera de ingeniería, reduciendo drásticamente su huella de carbono y haciéndolo totalmente reutilizable, ya que la estructura se ensambla con tornillos y tuercas, sin adhesivos, lo que permite un fácil desmontaje. El CO2 almacenado en este material equivale a un viaje de 8 millones de kilómetros en un automóvil promedio y las 970 toneladas de madera utilizada en el edificio se tomaron de bosques alemanes, cercanos al sitio de construcción.

© Marcel IJzerman
© Marcel IJzerman
© Sebastian van Damme
© Sebastian van Damme

Hablamos con el arquitecto Albert Takashi Richters, que trabajó en el proyecto, y nos contó algunos de los principales desafíos que planteó el proyecto. Según él, "El principal desafío de construir una estructura flotante en primer lugar es, obviamente, que flota. Esto significa que la base flotante debe endurecerse con cables tensados. Además, se trata esencialmente de equilibrio y distribución uniforme del peso en la parte superior: cualquier desequilibrio tendrá que compensarse con lastre y este peso muerto es algo que se debe evitar, ya que afecta de inmediato a sus dimensiones. Básicamente, estos retos obligan al diseñador a pensar con eficacia en los diferentes componentes del edificio y, en nuestro caso, dieron como resultado un planteamiento muy elemental. La primera forma de lograr una distribución y un equilibrio uniformes es tener una cuadrícula clara. Equilibrio significa que las leyes de la naturaleza determinan la preferencia por la simetría. Siempre pensamos en la simetría en elevaciones largas y cortas como una forma de darle al proyecto una presencia fuerte, pero en un edificio como este, también tiene sentido estructural".

© Sebastian van Damme
© Sebastian van Damme
© Marcel IJzerman
© Marcel IJzerman

Además de los desafíos constructivos y estructurales, el sistema elegido dejaba una serie de posibilidades abiertas: "Una de las ventajas de desplazar el volumen suficiente para que el edificio flote es que queda mucho espacio debajo del edificio para ubicar las instalaciones de climatización y almacenamiento de energía. Esto permitió liberar el techo para agregar vegetación, así como una amplia gama de paneles fotovoltaicos integrados para alimentar todo el edificio. El contacto con el agua entregó una serie de beneficios de refrigeración, que se pueden disfrutar mucho más directamente a través de un sistema de intercambio de calor integrado con la base flotante. Esto es particularmente útil para edificios de oficinas donde la carga de calor general es mucho mayor que la carga de enfriamiento".

© Sebastian van Damme
© Sebastian van Damme

Sobre el nivel del agua, destaca en el paisaje una elegante estructura de madera laminada y CLT. Como generalmente pasa con las estructuras de este tipo, el edificio fue íntegramente fabricado y perforado en fábrica y transportado al sitio, para luego ser rápidamente ensamblado con la ayuda de grúas. Richters comenta que "cuando se trata de trabajar con estructuras de madera, los principales desafíos son que las diferentes partes del edificio deben juntarse en un orden diferente. En el futuro, si el edificio tiene que pasar bajo un puente, por ejemplo, sus dimensiones deben ser compactas en ancho y en alto. Para mantener compactas sus alturas, optamos por integrar los sistemas climáticos dentro de la estructura: por ejemplo, al inicio del proceso, tuvimos que seleccionar todos los sistemas de conductos. Los conductos convencionales no encajaban en las vigas sin disminuir su integridad estructural, pero las vigas más gruesas no eran una opción debido a las restricciones de espacio y peso. Por lo tanto, se tuvo que planificar un sistema donde la tubería se dividiera en tubos más pequeños. En procesos como este, el arquitecto y los consultores de estructuras e instalaciones deben trabajar juntos desde el principio".

© Sebastian van Damme
© Sebastian van Damme

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Souza, Eduardo. "Los desafíos de construir un edificio de madera flotante, reutilizable y autosuficiente" [Os desafios de construir um edifício flutuante de madeira, autossuficiente e completamente reutilizável] 27 feb 2021. ArchDaily Colombia. (Trad. Franco, José Tomás) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/957423/los-desafios-de-construir-un-edificio-de-madera-flotante-reutilizable-y-autosuficiente> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.