Inicio

Conozca la historia detrás de nuestra nueva identidad de marca.

Leer más

Francis Kéré: "No porque cuentes con pocos recursos debes aceptar la mediocridad"

Francis Kéré: "No porque cuentes con pocos recursos debes aceptar la mediocridad"

La arquitectura africana ha recibido una merecida atención internacional en la última década y uno de los principales responsables es, sin duda, Diébédo Francis Kéré. Nacido en Gando (Burkina Faso), Kéré se graduó en arquitectura en la Technische Universität Berlin en Alemania y actualmente su oficina Kéré Architecture opera en ambos países. Keré ha buscado en su trayectoria diseñar proyectos que se encuentren en la “intersección de la utopía y el pragmatismo”, explorando así la frontera entre la arquitectura occidental y la práctica local.

Conocido por involucrar a la comunidad en el proceso de construcción de sus edificios, Kéré y su equipo han desarrollado obras que van más allá de los límites convencionales de la arquitectura, tocando temas como las economías locales, la migración, la cultura y la equidad. Tuvimos el placer y el privilegio de hablar con Kéré sobre sus proyectos y su visión de la arquitectura en una entrevista que compartimos a continuación.

Romullo Baratto (RB): Creo que tu trabajo inspira mucho a la gente gracias al uso innovador de materiales y técnicas vernáculas. En este sentido, ¿qué nos puedes contar de tu primer trabajo en Gando? La escuela, su ampliación, la biblioteca...

Francis Kéré: Cuando no tienes nada y quieres convencer a tu comunidad de que crea en una idea, puede ser que sí comiencen a trabajar contigo, pero tienes que seguir luchando para finalmente convencerlos. Después de inaugurar el primer proyecto [una escuela primaria en Gondo], la gente comenzó a darse cuenta: "¡podemos hacer esto!" El "nosotros", el sentido de "nosotros", funciona como un catalizador de identidad. En este sentido, pude ver que la gente tiene un fuerte apego —llamémosle "identificación"—, con lo que construimos. Eso se ha convertido en algo que todo el mundo comprende y de lo que se enorgullece de formar parte. Esa es una de las experiencias más fuertes que he tenido: comprender el valor de lo común, es decir, el significado de la frase "lo hicimos".

Escuela primaria en Gando. © Erik-Jan Ouwerkerk
Escuela primaria en Gando. © Erik-Jan Ouwerkerk

Además, utilizamos materiales que la gente ya conocía, como la tierra, que se asume como algo relacionado a contextos más pobres. Pero lo transformamos y lo usamos para crear una obra aparentemente sólida y muy buena. Aprendí que es necesario creer para innovar, y luego las personas se vuelven parte de ello. Yo solo quería que mi comunidad fuera parte del proceso.

RB: En tus entrevistas hablas a menudo del uso de la tierra en tus obras y de lo difícil que fue convencer a la gente de tu aldea en Gando de que la tierra era la elección correcta para los proyectos que estabas desarrollando con ellos. ¿Qué nos puedes contar sobre este proceso de convencerlos?

FK: No fue fácil. Pasé mucho tiempo conversando y explicando, pero no era suficiente. Tuvimos que hacer unas maquetas: hicimos un ladrillo y lo dejamos en un balde con agua por cinco días. Al quinto día, lo sacamos y el ladrillo seguía sólido; ese ejemplo es muy convincente. Luego explicamos cómo sería aún mejor si creáramos una base sólida hecha de piedra, para que la humedad no amenace las paredes del edificio.

El edificio que erigimos parecía moderno, pero era la misma arcilla que conocía mi gente, solo que se usaba de una manera muy diferente. Mejoramos la resistencia de los ladrillos al agua y la lluvia agregando cemento, pero fue un largo camino para llegar hasta allí.

Cortesía de Kéré Architecture
Cortesía de Kéré Architecture

RB: Mencionaste problemas relacionados con el clima. ¿Qué tipo de estrategia usaste para hacer que la arcilla resistiera mejor el clima de Gando? He leído sobre el uso de bloques de adobe y arcilla moldeada, pero ¿qué otras soluciones has estado usando para hacer de la arcilla un material más resistente en tus proyectos?

FK: Primero que todo, necesitas darle zapatos al edificio, unos zapatos que protejan la estructura. Eso es lo básico: creas un buena base que tenga al menos 30 centímetros de altura para evitar que el agua llegue a las frágiles paredes de barro. Al final, colocas un sombrero, un techo protector para que la lluvia no afecte directamente las paredes durante largos períodos de tiempo. Las lluvias constantes destruyen los ladrillos, las paredes y, finalmente, todo el edificio. Lo que hice fue proteger estos elementos. Esa es una solución constructiva fundamental. ¿Cómo proteger el edificio? Construye un gran techo sobre lo que quieres proteger; lo hago para preservar mis edificios y sus paredes de barro.

RB: Una protección para la arcilla...

FK: Sí, una especie de paraguas. Nuevamente, necesitas zapatos fuertes y sólidos y un gran paraguas. En pocas palabras, así es como se protegen de la intemperie las frágiles paredes de arcilla.

Claraboyas de jarrones de cerámica para la Biblioteca Escolar de Gando. Cortesía de Kéré Architecture
Claraboyas de jarrones de cerámica para la Biblioteca Escolar de Gando. Cortesía de Kéré Architecture

RB: Qué hermosa imagen: los zapatos, el sombrero... Además de estas características técnicas, se te conoce por tu preocupación por los aspectos climáticos, especialmente el confort térmico debido a las condiciones ambientales de Burkina Faso, donde hace mucho calor todo el año. Por ejemplo, para que los niños tengan un lugar cómodo para estudiar en las escuelas, ¿qué tipo de soluciones utilizaste en esos proyectos y cómo los desarrollaste?

FK: Gando es un lugar muy pobre, como muchos otros lugares, y algunas personas no pueden pagar la electricidad. A veces, ni siquiera hay una conexión a la red eléctrica pública. Lo que hago es buscar estrategias pasivas. Eso significa hacer que el edificio respire, ventile. Eso lo logras creando un flujo de aire.

Escuela secundaria Lycee Schorge. © Iwan Baan
Escuela secundaria Lycee Schorge. © Iwan Baan

Primero, el techo no debe tocar directamente las paredes del aula, sino debe estar mediado por un techo, un elemento secundario bajo el cual se desarrollan las actividades del aula. Es necesario hacer aberturas en el revestimiento, es física básica: el aire pesado es más frío y baja, el aire caliente es más ligero y se escapa por las pequeñas aberturas en la parte superior. A veces instalo ventanas horizontales para que entre aire fresco. También es necesario facilitar la ventilación natural; el aire se mueve y enfría tu cuerpo. No es una gran diferencia de temperatura, pero el flujo de aire crea la sensación de enfriamiento. Esa simple estrategia física la uso para crear un sistema de ventilación pasiva en mis aulas.

Mi solución es diseñar y construir en contextos de escasez, en lugares donde no hay recursos para pagar la electricidad. Eso sí, lo que diseño no es solo para las personas o regiones pobres. Incluso un país rico hoy en día no puede permitirse desperdiciar energía. De hecho, las soluciones pasivas son excelentes. En Occidente, el coronavirus generó una preocupación por crear flujos de aire dentro de los edificios, por lo que es necesario abrir las ventanas.

RB: Entonces, ¿la clave es buscar tácticas pasivas siempre que sea posible, no solo en Burkina Faso o Brasil, sino también en Alemania y en otros lugares?

FK: ¡Por supuesto, apostar por estrategias pasivas! No cuesta nada y puedes usar los recursos que ahorrarás para hacer otras cosas.

RB: ¡Y el mundo te lo agradece! Cambiando un poco el curso de nuestra conversación, la forma en que ves a tu comunidad me inspira mucho. No pareces tener una visión nostálgica al respecto, sino por el contrario, buscas inspirar a las personas a avanzar hacia el futuro, a través del uso innovador de elementos vernáculos. En este sentido, tus obras arquitectónicas tienen un lado pedagógico que trasciende los límites físicos de la propia arquitectura. Me gustaría que hablaras un poco sobre esto.

FK: Cuando comencé, los recursos eran limitados, no tenía suficiente dinero para construir la escuela en Gando. Además, tuve que involucrar a la comunidad para que tuvieran un lugar donde trabajar. Entonces, en lugar de ir a la ciudad para reclutar personas con habilidades más constructivas, estaba interesado en hacer que la comunidad fuera parte del proceso, con la esperanza de transferirles algo de conocimiento.

Campus Startup Lions. Cortesía de Kéré Architecture
Campus Startup Lions. Cortesía de Kéré Architecture

Si lo miras hoy, verás que la gente se está mudando de sus ciudades y pueblos, buscando trabajo en otros lugares. En estos proyectos, creé oportunidades para mi gente. Hoy en día hay más de 200 jóvenes que tienen trabajo, y la ventaja es que estas personas no necesitan ir a países vecinos para encontrar un trabajo y enviar dinero a casa. Aprovechar un trabajo para formar personas, empoderarlas, es realmente poderoso. Así hemos creado empleos que contribuyen al ingreso familiar y liberamos a las personas de la necesidad de migrar.

Si piensa a escala global, es una pequeña contribución. Sin embargo, cuando pones esto en perspectiva y te das cuenta de que hay personas que se aventuran por el desierto y los mares en pequeñas embarcaciones hacia Europa, comprendes el significado de esta pequeña gota de agua. Una pequeña gota de agua en la arena del desierto: esperanza. Estoy muy contento con esta pregunta porque es fundamental en mi trabajo. No tenía un plan, traté de usar lo que estaba disponible, y todo mi trabajo reciente en África fue hecho por personas que he capacitado en proyectos anteriores, y eso es increíble.

RB: Es realmente asombroso.

FK: Aprendes y descubres lo que eres capaz de hacer y el valor que tiene para el futuro de las personas. ¡Estoy muy feliz por eso!

RB: ¡Y deberías! Es hermoso ver eso. Escuché de ti en una entrevista que cuando eras más joven, todavía en tu pueblo, tú y los que te rodean percibían la “arquitectura como algo lejano”, como algo de Occidente. Después de vivir en Alemania y tener la oportunidad de retribuir a la comunidad de la que vienes, ¿qué tan difícil es resistirse a la cultura occidental?

FK: Esta es una pregunta muy importante. Occidente es glamoroso. Sabe cómo presentar su cultura. Todos están dominados por las imágenes producidas en Occidente y hay muchos edificios geniales. Es maravilloso, pero la pregunta es: ¿cómo te inspiras en esos edificios para crear algo que se relacione con un clima y contexto determinados? Esa es la clave. ¿Cómo hacer eso en lugar de copiar? No es fácil.

Vitra + Camper Store en Vitra Campus. Cortesía de Kéré Architecture
Vitra + Camper Store en Vitra Campus. Cortesía de Kéré Architecture

Tuve la suerte de ir a Alemania y aprender cómo se fabricaban ladrillos en el pasado, en la época preindustrial. Esto me inspiró a aprender y empezar desde cero en Gando, desde los ladrillos en lugar de los palacios de cristal. Así que logré ir contra la corriente. Pero hay muchas personas que no pueden resistir el tirón de Occidente, ¿y qué hacen? Copias baratas de grandes arquitecturas. Eso es lo que sucede.

RB: En un mundo donde la arquitectura sigue siendo un lujo para unos pocos, nos muestras que hay esperanza: la arquitectura puede ser universal, democrática y despertar emociones. Eso habla sobre los aspectos sociales de su trabajo, pero también de los aspectos lúdicos: elementos coloridos, formas y soluciones inesperadas... Me gustaría saber qué tan importantes que son estos aspectos lúdicos en tu arquitectura.

FK: Brasil, Burkina Faso, Europa, Estados Unidos, China. En todo el mundo, los seres humanos se sienten atraídos por la belleza, se inspiran en la belleza. Si diseño un salón de clases que solo satisfaga las necesidades, está bien, el maestro puede entrar y enseñar. El alumno se quedará frente al profesor y luego se irá a casa y pasará por la misma situación: una sala de estar o dormitorio, una cocina, solo lo necesario y nada más.

Creo que un edificio que se relaciona con los elementos —luz, aberturas, colores, materialidad— ofrece a un niño más que una habitación donde se le puede enseñar el alfabeto. Estos espacios inspiran a los niños. Y creo que a las personas inspiradas se les pueden ocurrir ideas y hacer que esas ideas se hagan realidad. Por eso creo que un edificio debería ser más, pase lo que pase. Si es inspirador, ya es un gran servicio a la humanidad.

RB: Estas palabras son seductoras y ahora tengo más ganas de ver tus edificios en persona. Es genial escucharte hablar sobre la construcción que va más allá de la funcionalidad cuando tienes tantos problemas que resolver y un presupuesto tan bajo. Es realmente inspirador y hermoso ver su preocupación por el acceso a la belleza. También me hace pensar en los edificios diseñados por Oscar Niemeyer aquí en Brasil, que realmente van mucho más allá de la funcionalidad y exploran la belleza en un nivel completamente nuevo.

Pabelló Sarbalé Ke en Coachella 2019. © Iwan Baan
Pabelló Sarbalé Ke en Coachella 2019. © Iwan Baan

FK: Me alegro de que hayas dicho eso. La arquitectura de Niemeyer no conoce límites. Su belleza, su poder no tiene límites. Inspirado por esto, por personas como él, trato de hacer lo mínimo, incluso con equipos reducidos, en tiempos de escasez, es posible ofrecer belleza a las personas.

No porque cuentes con pocos recursos debes aceptar la mediocridad. ¡No, nunca lo acepto! Intento hacer cosas de las que estoy orgulloso.

RB: En tu sitio web dice que trabajas en la “intersección de la utopía y el pragmatismo”, creando una arquitectura que “alimenta la imaginación con una visión afrofuturista”. Me gustaría que hablaras sobre esto: ¿cómo se relaciona el afrofuturismo con tus trabajos?

FK: Cuando digo utopía, hablo de una visión. No ser preso de las necesidades, sino que tenemos que pensar en grande, ser un poco visionarios. Si lo haces, harás que la gente piense más. Sabemos que debemos ser modestos, pero cuando piensas en grande puedes ir un paso más allá de la realidad. Esto es una utopía: hacer cosas que no creías posibles.

El pragmatismo es saber que no hay otras formas de realizar el trabajo. Con tu equipo necesitas obtener el resultado. Esto no significa que este resultado deba ser banal. Puede ser sencillo. Sencillez no significa banalidad, no significa que algo no sea rico. Puede ser muy rico. El afrofuturismo está mostrando el potencial, la capacidad de crear, imaginar, renovar y aportar nuevas ideas al paisaje arquitectónico de África. Piense positivamente en el futuro y tenga nuevas ideas.

Ampliación de escuela primaria en Gando. © Erik-Jan Ouwerkerk
Ampliación de escuela primaria en Gando. © Erik-Jan Ouwerkerk

RB: Y eso se aplica no solo a la arquitectura, sino también a las ciudades en general, lo que nos lleva a mi siguiente pregunta. En tu Masterclass ofrecida por la Norman Foster Foundation, hablas sobre el crecimiento de las ciudades africanas debido a la migración y al crecimiento orgánico de la población. ¿Cómo crees que es posible abordar este problema global, visto también en América Latina, Medio Oriente y Asia, a través de iniciativas a pequeña escala como el trabajo que está haciendo en Gando?

FK: Primero, ofrecer herramientas a las personas. Pequeña escala significa asequible. No todo el mundo puede permitirse el lujo de tener grandes cosas. Pero debes darle una oportunidad a la gente; así es como lo hago. No es porque estemos creciendo por lo que no deberíamos haber construido aulas correctamente. El tamaño es decisivo: no necesita muchos recursos para hacer las cosas. Puede comenzar con un proyecto pequeño y luego duplicarlo si tiene los recursos y si lo necesita. Y eso es rápido.

A pequeña escala, podemos hacer que las cosas sucedan más rápido. Es más realista. Es pragmatismo. Así lo veo yo. Y de esta manera también valora la capacidad y los recursos locales, que a su vez contribuyen a la economía local. ¡Este es el poder que necesitamos buscar! ¡Es poco, pero fuerte!

RB: Por cierto, acabas de introducir mi siguiente pregunta. Fuiste uno de los invitados al 27° Congreso Mundial de Arquitectos (UIA2021RIO), que tuvo lugar en julio, en Río de Janeiro. El evento quiso discutir sobre un mundo marcado por diferencias y especificidades locales, pero también nos recuerda que todos somos parte del mismo mundo. Como dijiste en algunas entrevistas, “respiramos el mismo aire”, caminamos por el mismo suelo, bebemos la misma agua: somos, de hecho, uno solo. ¿Cómo ves esta relación entre los principales problemas a escala mundial que deben abordarse y resolverse y los problemas locales que tienen impactos urgentes en las comunidades pequeñas?

Cortesía de Kéré Architecture
Cortesía de Kéré Architecture

FK: Es una estrategia bidireccional y, al final, estamos tratando de hacer un servicio a la humanidad. Con pequeñas intervenciones actúas rápido y hay muchas cosas urgentes por resolver. Si solo piensas en los grandes problemas, puedes distanciarse de la otra mitad, que consiste en ofrecer soluciones de emergencia. Es como un organismo, tu cuerpo debe estar en equilibrio. Realmente necesitamos pensar globalmente. No sé si estoy siendo claro aquí, lo que quiero decir es que tenemos un problema global y tenemos que unirnos para actuar. Y no se limite a considerar parte del problema; tenemos que pensar realmente en cómo abordar estos problemas en paralelo, pero con la misma intensidad. Si no, no funcionará.

RB: Para mí es muy claro, el mensaje es “respiramos el mismo aire”, y eso debería ser suficiente.

KF: ¡Exactamente! Respiramos el mismo aire. No importa lo que hagas, respiramos el mismo aire.

Escuela primaria en Gando. © Siméon Duchoud
Escuela primaria en Gando. © Siméon Duchoud

Este artículo es parte del Tema del mes en ArchDaily: Equidad. Cada mes exploramos un tema en profundidad a través de artículos, entrevistas, noticias y obras. Conoce más sobre nuestros temas. Y como siempre, en ArchDaily valoramos las contribuciones de nuestros lectores. Si quieres postular un artículo o una obra, contáctanos.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Baratto, Romullo. "Francis Kéré: "No porque cuentes con pocos recursos debes aceptar la mediocridad"" ["Não é porque você tem recursos limitados que deve aceitar a mediocridade": entrevista com Francis Kéré] 26 sep 2021. ArchDaily Colombia. (Trad. Valencia, Nicolás) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/968829/francis-kere-no-porque-cuentes-con-pocos-recursos-debes-aceptar-la-mediocridad> ISSN 0719-8914

Más entrevistas en nuestroCanal de YouTube

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.