¿Puede existir buena arquitectura sin modulación?

¿Puede existir buena arquitectura sin modulación?

Presente en la narrativa del Diluvio en el libro del Génesis, Noé habría construido un arca después de un llamado de Dios, quien decidió inundar y destruir toda la vida en la Tierra debido a la conducta equivocada de la humanidad. Solo la familia de Noé y un par de cada especie de animales pudieron entrar en la enorme embarcación y salvarse. En la Biblia, el arca se describe con las medidas exactas de 300 codos de largo por 50 codos de ancho y 30 de alto. Esta era una de las unidades utilizadas en ese momento, basada en la longitud del antebrazo, desde la punta del dedo medio hasta el codo. Un holandés que se ha dedicado a construir una réplica del Arca de Noé, sin éxito en encontrar un valor preciso en el sistema métrico, usó sus propias medidas corporales como módulo. La modulación en las arquitectura significa adaptar el proyecto a un módulo definido, generalmente a una medida base o a un material. Ya sea un metro, un ladrillo, una cerámica o un contenedor, sirve para facilitar el proceso de diseño y hacerlo más eficiente y sostenible.

Oficinas E2E / 57STUDIO. Image © Roland Halbe
Oficinas E2E / 57STUDIO. Image © Roland Halbe

La empresa danesa LEGO se enorgullece de que una pieza fabricada en la década de 1950 seguirá encajando perfectamente con una pieza que acaba de salir de fábrica. Por trivial que parezca este ejemplo, encajar y combinar los componentes de un edificio es algo que ha generado debates durante mucho tiempo.

Según el libro Introducción a la Coordinación Modular de la Construcción en Brasil [1], que presenta un panorama histórico y los principales conceptos teóricos de la Coordinación Modular, en la arquitectura griega la proporción de elementos equivalía a la expresión de belleza y armonía. El diámetro de la columna (que no siempre era el mismo) era la unidad básica para todas las demás dimensiones de un templo. El fuste, los frisos, los capiteles seguían una rígida modulación. En Roma, en cambio, las medidas antropométricas (basadas en las dimensiones del cuerpo), con sus divisiones y múltiplos, determinaban el tamaño de ladrillos, tejas y recipientes de agua. Evidentemente, se observaron diferencias entre las "mismas medidas" a lo largo y ancho del enorme territorio romano. En Japón, la unidad fue el "shaku", de origen chino. Durante la Edad Media, la unidad de medida “ken” (estandarizada como 6 shaku) evolucionó hasta convertirse en el módulo que regía la estructura, los materiales y el espacio de la arquitectura japonesa. Los tapetes, que cubrían los pisos de la mayoría de las habitaciones, eran de 1 x ½ ken (que era el equivalente a dos personas sentadas cómodamente, o una acostada). Esto fue lo que determinó el espacio entre las columnas de los edificios, evitando que se tuviera que cortar cualquier tatami.

Junta em construção tradicional de madeira na China. Image © Han Shuang
Junta em construção tradicional de madeira na China. Image © Han Shuang

Crystal Palace se considera la primera aplicación de la construcción modular. La necesidad de construir muy rápidamente un espacio de 71.500 m2, para la primera exposición industrial internacional a fines del siglo XIX, exigió que toda el edificio se levantara con componentes industrializados, ensamblados in situ. El módulo que determinó las dimensiones de la grilla fue el paño de vidrio máximo que se pudo construir en ese momento, alrededor de 2.4 metros de largo. Múltiplos de este número determinaron la ubicación de todas las piezas y el tamaño de los espacios.

MEETT Toulouse Exhibition and Convention Centre / OMA. Image © Marco Cappelletti
MEETT Toulouse Exhibition and Convention Centre / OMA. Image © Marco Cappelletti

En el siglo XX y con el inicio de la industrialización masiva de la construcción civil, algunos arquitectos, como Walter Gropius, comenzaron a desarrollar prototipos y construcciones prefabricadas para aumentar la velocidad de las construcciones y reducir las pérdidas. Durante la Segunda Guerra Mundial, prediciendo una demanda de reconstrucción rápida en Alemania, Ernst Neufert escribió el libro Bauordnungslehre, diseñando un sistema de coordinación octamétrico (100 cm / 8), que se basaba en un módulo de 12.5 cm. En Alemania, este sistema se aplicó ampliamente en productos de construcción, como bloques, losas, marcos y tejas de fibrocemento.

Tencent Beijing Headquarters / OMA. Image © Ossip van Duivenbode
Tencent Beijing Headquarters / OMA. Image © Ossip van Duivenbode

Le Corbusier, en el Modulor de 1948, desarrolló estudios de proporcionalidad que adaptaba las medidas antropomórficas a las necesarias para la producción industrial. El Modulor se basaba en las matemáticas, utilizando las dimensiones estéticas de la sección áurea y la serie Fibonacci, y en las proporciones del cuerpo humano a través de sus dimensiones funcionales. Investigadores, agencias gubernamentales y organismos competentes, especialmente la ISO (International Organization for Standardization), acordaron, entre los años 50 y 60, que la medida del módulo base de 10 centímetros, o cerca de 4 pulgadas, sería adoptada por los diferentes países.

Paris Courthouse / Renzo Piano Building Workshop. Image Cortesia de Renzo Piano Building Workshop
Paris Courthouse / Renzo Piano Building Workshop. Image Cortesia de Renzo Piano Building Workshop
Paris Courthouse / Renzo Piano Building Workshop. Image © Sergio Grazia
Paris Courthouse / Renzo Piano Building Workshop. Image © Sergio Grazia

Esta breve historia busca resaltar la importancia de la búsqueda de la estandarización y coordinación modular entre los materiales, productos e incluso entre los países. En los proyectos, esto se refiere a la comprensión de los materiales para la ejecución de la obra con el menor desperdicio posible, previendo también futuras adaptaciones para albergar nuevas funciones. Sin embargo, utilizar tantas piezas repetidas como sea posible para simplificar los procesos de fabricación, montaje y acabado, no equivale directamente a un proyecto monótono o burocrático. Existen diseños muy innovadores que hacen un uso extensivo de la modulación del material. La unidad, denominada módulo, define las dimensiones y proporciones de los elementos, estableciendo una relación de dependencia entre ellos y el producto final, que es el edificio.

MEETT Toulouse Exhibition and Convention Centre / OMA. Image © Marco Cappelletti
MEETT Toulouse Exhibition and Convention Centre / OMA. Image © Marco Cappelletti

Por ejemplo, el bloque estructural de hormigón. En Brasil, por regla general, el patrón debe ser de 19 cm x 19 cm x 39 cm. También hay piezas de la mitad del tamaño para cerrar las filas. Hay una tolerancia mínima, de milímetros, pero las piezas tendrán medidas muy similares. Teniendo en cuenta las juntas, lo ideal es dibujar el proyecto utilizando una cuadrícula de 20 cm x 20 cm, que pasará por los ejes entre los bloques. Esto evitará que alguna pieza tenga que ser aserrada en la obra, lo que además de aumentar el tiempo de trabajo, reduciendo sus características funcionales, perjudicará el acabado. La misma modulación puede acomodar aberturas, pisos, placas de yeso, baldosas metálicas e incluso puede cubrir cajones, etc. Esto no quiere decir que el proyecto no pueda contener ángulos o romper la modulación de vez en cuando. Un primer paso es entender el material, cómo se construyen y ensamblan y cuál es la modulación ideal para cada uno de ellos. Si es posible, la elección de productos y materiales que puedan acomodarse en las mismas grillas proporcionará un diseño más consciente y un trabajo mucho más rápido y fácil.

Prefabricated Country Home / Figurr Architects Colective. Image © David Boyer
Prefabricated Country Home / Figurr Architects Colective. Image © David Boyer

Al contrario de lo que pueda parecer el sentido común, las restricciones y condiciones de la coordinación modular no comprometen la libertad ni la creatividad del arquitecto, sino todo lo contrario. Y si no eres Frank Gehry o Zaha Hadid, es mucho más probable que tu proyecto tenga que adaptarse a los productos del mercado, y no al revés.

Notas
[1] Greven, Hélio Adão; Baldauf, Alexandra Staudt Follmann. Introdução à coordenação modular da construção no Brasil. UFRGS. Programa de Tecnologia da Habitação Habitare. 2007. Disponible en este link.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Souza, Eduardo. "¿Puede existir buena arquitectura sin modulación?" [Pode existir boa arquitetura sem modulação?] 28 nov 2020. ArchDaily Colombia. (Trad. Franco, José Tomás) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/951913/puede-existir-buena-arquitectura-sin-modulacion> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.