El alumbrado público está matando a las aves

El alumbrado público está matando a las aves

La conservación de la biodiversidad ha ganado terreno en la discusión sobre el cambio climático, especialmente a raíz de las consecuencias que su pérdida podría tener en la salud humana. Un sinnúmero de especies se han visto amenazadas tanto por el crecimiento de las áreas urbanas como por la expansión de zonas agrícolas y de producción, estimando que alrededor de la mitad de la población animal está hoy destinada al consumo humano. Sin embargo, parecemos saber mucho más de las especies que se encuentran habitualmente en tierra firme. Para muchos de nosotros es difícil reconocer especies de aves y así aprender sobre su rol dentro de un ecosistema, mientras que nuestros cielos acogen a miles de especies de aves en migración cada año. La verdad es que el diseño urbano que pensamos para nuestra seguridad, nuestros autos y nuestra arquitectura puede ayudarlos a sobrevivir o, de lo contrario, empujarlas hacia la muerte.

El ciclo natural de la luz es de vital importancia para el bienestar de todos los organismos terrestres. La clave para comprenderlo está en lo que llamamos el ritmo circadiano, ciclo bajo el cual se regulan las funciones biológicas fundamentales para la supervivencia. Un cambio en la exposición constante a la luz puede cambiar los comportamientos de cada especie en distintos niveles, desde el periodo de descanso y alimentación hasta el ciclo de reproducción y su ruta de migración. Aun así, el estudio y diseño de la iluminación a escala urbana no es común en grandes ciudades, ni para humanos ni para animales. Las luminarias urbanas se ubican generalmente con la intención de mantener activa una ciudad 24/7, bajo parámetros de producción, economía y seguridad. Para un diseño acorde a las necesidades del siglo XXI, vale la pena considerar a otros seres vivos en nuestros proyectos a pequeña, mediana y gran escala.

Vista nocturna de Europa occidental (Inglaterra, París, Bélgica y los Paises Bajos). Image Cortesía de Earth Science and Remote Sensing Unit, NASA Johnson Space Center
Vista nocturna de Europa occidental (Inglaterra, París, Bélgica y los Paises Bajos). Image Cortesía de Earth Science and Remote Sensing Unit, NASA Johnson Space Center

El efecto de la luz artificial en las aves

Las aves migratorias que vuelan durante la noche se guían por la luz de la luna y las estrellas. La mayoría de ellas no son capaces de distinguir entre la iluminación natural y artificial, lo que las lleva a aproximarse a las ciudades siguiendo la luz instintivamente. Las muertes provocadas por exceso de luz pueden ocurrir en cualquier momento del año, pero son más comunes en épocas de migración (comúnmente en mayo y octubre). La presencia y resplandor permanente de la luz artificial a escala urbana (lo que llamamos contaminación lumínica) puede guiarlos hacia una percepción errónea de la estación, retrasando o anticipando la migración exponiéndose a condiciones climáticas riesgosas para volar, anidar o alimentarse. La desorientación del pájaro en sí es la principal causa de muertes. Volar sin descanso en torno a un punto de luz artificial les significa un gasto excesivo de energía, derivando en un agotamiento que los expone a otras amenazas en el entorno urbano (como vidrios y ventanas reflectantes).

¿Cómo diseñar ciudades más amigables con las aves?

Esa incomodidad cuando caminamos por entornos menos iluminados nos puede llevar a la idea -no siempre acertada- de que mientras más iluminada el área, mejor. Las luminarias se utilizan frecuentemente como instrumento político, para mostrar la acción de gobiernos locales a través de un proyecto urbano de fácil ejecución y resultados visibles. Los principales errores al renovar un proyecto de iluminación radican en considerar solamente la eficacia del consumo eléctrico al momento de elegir la luminaria, en no controlar eficazmente el tiempo en el que está encendida y en iluminar más de lo que se necesita en una zona en particular. Para abordarlo desde el diseño urbano, es necesario ocuparse de los siguientes factores:

  • Considerar la fotometría de la luz. Al cambiar a un nuevo diseño de iluminación será necesario evaluar la calidad y cantidad de luz necesaria para las actividades que ahí se desarrollarán. La luz azul es la más dañina para las aves, y su temperatura no debería superar los 3000 Kelvin.

Utiliza el nivel de iluminación más bajo posible para realizar la tarea. Los niveles de iluminación se miden en lúmenes, así que comprueba tu fuente de luz y utiliza los lúmenes más bajos posibles . Image Cortesía de International Dark-Sky Association
Utiliza el nivel de iluminación más bajo posible para realizar la tarea. Los niveles de iluminación se miden en lúmenes, así que comprueba tu fuente de luz y utiliza los lúmenes más bajos posibles . Image Cortesía de International Dark-Sky Association

  • Poner atención a las ópticas del producto escogido. Es importante dirigir la luz hacia espacios útiles, proyectando su dirección y posibles reflejos evitando ángulos de encandilamiento e iluminación perdida. Es aconsejable preferir alumbrado de vidrio plano, que evita que la luz se disperse hacia arriba.

Dirige la luz hacia abajo, no hacia el cielo, y orienta las luminarias para que la luz no se disperse más allá de donde se necesita. La fuente de luz no debe ser visible desde fuera de la propiedad. Image Cortesía de International Dark-Sky Association
Dirige la luz hacia abajo, no hacia el cielo, y orienta las luminarias para que la luz no se disperse más allá de donde se necesita. La fuente de luz no debe ser visible desde fuera de la propiedad. Image Cortesía de International Dark-Sky Association

  • Planificar el tiempo en que la luz va a estar encendida pensando en la estacionalidad y la vida en el lugar. Esto puede contribuir a reducir el consumo de energía e incluso permitir optar a certificaciones para el desarrollo sustentable.

  • A mayor escala, es necesario incorporar en la normativa la protección de la biodiversidad y definir áreas de protección especial. Si bien la idea de un masterplan para la iluminación data de los años ‘60, la implementación de estos conceptos requiere un compromiso gubernamental a largo plazo y capacitación. Se estima que la iluminación urbana constituye alrededor del 50% del total de las emisiones, por lo que esta es la medida más eficaz a largo plazo.

¿Cómo reducir la contaminación lumínica?

Simplemente ajustar el color de la luz no es una solución en sí misma. El principio a seguir debe estar dictado por la necesidad: la intensidad justa de luz cuando, donde y hacia donde se necesite. Considerando la diversidad de luminarias disponibles en el mercado, distintas organizaciones internacionales recomiendan lo siguiente para el diseño en menor escala:

  • Eliminar toda iluminación exterior que apunte hacia el cielo o hacia el frente, reemplazandola por focos dirigidos en picada hacia el objeto que se quiera iluminar. Esto es especialmente relevante para instalaciones de publicidad, iluminación de fachadas y luces para señalización.

  • Evitar el uso exterior masivo de luces blancas prefiriendo lámparas de vapor de sodio de baja o alta presión. La luz amarilla que caracteriza a esta segunda opción reduce la dispersión innecesaria de la luz, en algunos casos produce menor estímulo circadiano sobre la fauna que la luz de amplio espectro.

La mayoría de las focos que se fabrican hoy en día llevan impreso un índice Kelvin. Los grados Kelvin bajos (3000 Kelvin o menos) se consideran cálidos y generalmente emiten menos luz azul dañina que los Kelvin altos. Para la iluminación doméstica hay buenas opciones de 2700 Kelvin o menos. Image Cortesía de International Dark-Sky Association
La mayoría de las focos que se fabrican hoy en día llevan impreso un índice Kelvin. Los grados Kelvin bajos (3000 Kelvin o menos) se consideran cálidos y generalmente emiten menos luz azul dañina que los Kelvin altos. Para la iluminación doméstica hay buenas opciones de 2700 Kelvin o menos. Image Cortesía de International Dark-Sky Association

  • Iluminar solamente donde sea necesario y prescindir de iluminación decorativa. En el caso de trabajos nocturnos, proyectar opciones alternativas de iluminación, especialmente en oficinas en pisos superiores. Si reducir la cantidad de luz interior no es posible, una alternativa es asegurar el uso de cortinas que bloqueen el resplandor hacia el exterior.

La luz es importante para orientarse con seguridad y para ayudar a realizar tareas específicas. En la imagen, la luz ilumina sólo la entrada y las escaleras, donde es necesaria. Image Cortesía de International Dark-Sky Association
La luz es importante para orientarse con seguridad y para ayudar a realizar tareas específicas. En la imagen, la luz ilumina sólo la entrada y las escaleras, donde es necesaria. Image Cortesía de International Dark-Sky Association

  • Asimismo, es preferible instalar controles de iluminación sensibles al movimiento y elegir sistemas operativos que apaguen automáticamente las luces una vez que los espacios de ocupación transitoria (como vestíbulos y corredores) estén en desuso.

Toda la iluminación exterior debe estar conectada a un interruptor de luz, a un temporizador y/o a un sensor de movimiento para que se utilice sólo cuando sea necesario. Image Cortesía de International Dark-Sky Association
Toda la iluminación exterior debe estar conectada a un interruptor de luz, a un temporizador y/o a un sensor de movimiento para que se utilice sólo cuando sea necesario. Image Cortesía de International Dark-Sky Association

Como diseñadores, rara vez pensamos en la versión nocturna de nuestros proyectos. Al anochecer, otras especies ocupan los espacios que proyectamos, en su mayoría pensados para la vida diurna. Los insectos también son atraídos hacia la luz artificial, atracción fatal para una cadena de especies que dependen entre sí para asegurar su alimentación y la polinización. Si bien este problema está ganando terreno en la opinión pública y sectores de gobierno especialmente enfocados en políticas energéticas, se perciben pocas acciones concretas si consideramos lo fácil que es abordarlo: la contaminación lumínica desaparece instantáneamente al momento de apagar la luz. 

Otras fuentes utilizadas para este artículo:

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Antonia Piñeiro. "El alumbrado público está matando a las aves" 25 may 2021. ArchDaily Colombia. Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/962005/el-alumbrado-publico-esta-matando-a-las-aves> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.