“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange

En la siguiente entrevista con Paul Tange -el presidente y arquitecto principal de Tange Associates- discutimos la relación con su famoso padre Kenzo Tange (el arquitecto más influyente en el Japón de la posguerra y ganador del Premio Pritzker de 1987), junto a su decisión de unirse a la práctica de su progenitor inmediatamente después de graduarse de Harvard, compartiendo sus principios de diseño, y la visión detrás de su primer trabajo independiente construido - la torre de 50 pisos Mode Gakuen Cocoon en Tokio, un campus vertical que puede acomodar hasta 10.000 estudiantes.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 2 de 20“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 3 de 20“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 4 de 20“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 5 de 20“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Más Imágenes+ 15

Paul Tange nació en Tokio en 1958. Se graduó de la Universidad de Harvard en 1981 y tomó cursos de artes liberales de diferentes departamentos, incluidos arte, historia, ciencias, economía y clases adicionales del MIT. Luego se centró en la arquitectura, obtuvo su maestría de GSD en 1985 y se unió a la firma de su padre justo después de graduarse. Ha estado al frente de su empresa desde 1997. Aparte de su Mode Gakuen Cocoon Tower (2008), Tange junior es conocido por proyectos como One Raffles Place Tower 2 en Singapur (2012), justo al lado de One Raffles Place Tower 1 diseñado por el Tange mayor (1986), la torre de oficinas Henderson 688 Plaza en Shanghai (2015) y la renovación del Yoyogi National Gymnasium para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, un edificio que fue diseñado originalmente por Kenzo Tange para los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 19 de 20
Arenas de los Juegos Olímpicos de 1964 con interiores de piscina. Imagen © Osamu Murai

Antes de pasar a la entrevista con Paul Tange, conviene mencionar algunas de las mejores obras construidas por su padre. Incluyen la elegante casa del arquitecto (1953, demolida), la Catedral de Santa María en forma de cruz en Tokio (1964), el ceremonial Museo y Memorial de la Paz de Hiroshima (1955), la megaestructura brutalista del Centro de Prensa y Radiodifusión de Yamanashi (1966), la estructura metabolista del Centro de Prensa y Radiodifusión de Shizuoka en Tokio (1967), el edificio de dos torres de la Oficina del Gobierno Metropolitano o Ayuntamiento de Tokyo (1991) y dos formas singularmente retorcidas y desiguales de la Plaza del United Overseas Bank en Singapur (1995).

Vladimir Belogolovsky: ¿Cómo ves tu empresa, tan arraigada en el trabajo de tu padre?

Paul Tange: Nuestra empresa fue fundada por mi padre en 1946 y yo me uní a él en 1985, inmediatamente después de graduarme en Harvard. Trabajé con él durante veinte años. Mi padre diseñó varios edificios emblemáticos importantes en Japón a partir de finales de la década de 1940. A partir de mediados de los años 60, empezó a viajar al extranjero con más frecuencia, sobre todo a partir del terremoto de Skopje de 1963 en Macedonia, parte de la antigua Yugoslavia, para la que trabajó en el plan de reconstrucción de 1965. A partir de ese momento, siguieron más proyectos en el extranjero, incluso en Oriente Medio, África, Europa y toda Asia. Hasta el día de hoy, aproximadamente las tres cuartas partes de nuestros proyectos se realizan fuera de Japón. Nuestro foco hoy está en Asia. En este momento estamos trabajando en diez países. Contamos con 80 personas en total: 50 aquí en Tokio y el resto en las sucursales de Singapur, Taipei, Shanghai y Yakarta. Durante mucho tiempo mantuvimos una oficina en París, pero se cerró en los años 90. No queríamos estar en todas partes. Mi padre creía que nuestra práctica nunca debería crecer más allá de 100 personas, de lo contrario, existe el riesgo de perder el control de la calidad del diseño. Cuando dirigió la firma, cada dibujo clave tenía que pasar por él. También me involucro en todos los temas importantes de cada proyecto. Por supuesto, hay muchos diseñadores, pero las decisiones clave las toma un líder.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 3 de 20
Arenas de los Juegos Olímpicos de 1964 con interiores de piscina. Imagen © Osamu Murai

VB: Como hijo de Kenzo Tange, ¿crees que no te quedó más remedio que convertirte en arquitecto?

PT: Bueno, tenía una opción. Mi padre nunca me impulsó a convertirme en arquitecto. Pero tienes razón; la nuestra no era una familia típica y, por ejemplo, para nosotros hacer viajes familiares significaba visitar obras en construcción en lugares como Arabia Saudita, Singapur, Italia o Estados Unidos. Cuando tenía 14 años, mis padres me enviaron a un internado en Suiza porque la economía japonesa en ese momento se desaceleró y mis padres viajaban cada vez más, por lo que podíamos vernos con más frecuencia si estudiaba en Europa que en Japón. Es cierto que todo lo que hizo mi familia siempre estuvo relacionado con la arquitectura, entonces yo siempre estuve expuesto a ella. Aunque mi padre nunca me impulsó a dedicarme al negocio, en realidad no sabía mucho sobre otras profesiones, así que sucedió de forma natural.

VB: Supongo que creciste en la famosa casa que tu padre diseñó y construyó en 1953. ¿Podrías hablarnos de tu experiencia viviendo allí?

PT:  Sabes, nunca viví en esa casa. Crecí en un condominio. La casa a la que te refieres la construyó mi padre con su primera esposa. Esa casa finalmente fue rechazada.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 12 de 20
© Fumio Murasawa

VB: ¿Qué pasó?

PT: No quería quedarse con esa casa. Ahora hay otro edificio que se encuentra allí.

VB: ¿No era una estructura importante para él? Se cita en muchos libros sobre casas japonesas.

PT: Creo que la demolió por una razón... Decía: “No es bueno que un arquitecto diseñe su propia casa”. Bromeaba diciendo que todos los miembros de la familia podían quejarse, pero él, el arquitecto, no podía hacerlo.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 13 de 20
© Fumio Murasawa

VB: ¿Seguiste su consejo?

PT: En cierto modo… diseñé la segunda casa de nuestra familia, pero muy lejos, en Australia. Hace muchos años, mi padre compró un terreno allí sin mucho plan. Luego se dio cuenta de que no podía simplemente dejarlo sin desarrollar y que tenía que construir algo allí en el plazo de un año. Entonces vino a mí y me pidió que diseñara una casa. Me dio un presupuesto y diseñé esa casa. Entonces sí, diseñé mi propia casa, aunque nunca viví allí. Y aquí en Tokio, seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia porque no quería que todos se quejaran de ello y no poder quejarme yo mismo. He diseñado casas para mis buenos amigos, pero muy pocos. Una casa es un proyecto muy personal; Siento que debo entender bien a la persona para eso.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 8 de 20
Plan de la Bahía de Tokio de 1960. Imagen © Osamu Murai

VB: ¿En qué momento decidiste estudiar arquitectura?

PT: Recuerdo estar de viaje con mi padre en un caluroso día de verano en Bolonia, Italia. Estaba todo cerrado y comimos muy mal en la estación central de trenes. Le conté sobre mi decisión en esa comida. Hubo un largo silencio y luego dijo: “Está bien, es tu vida. Haz lo que realmente quieras hacer”. Ahora que lo recuerdo, tiendo a pensar que mientras nos sentábamos en silencio, él estaba realmente feliz por mí. Creo que cualquier padre debería estar feliz de saber que su hijo quiere seguir sus pasos. Estoy seguro de que también estaba pensando en lo difícil que es ser arquitecto, al menos uno bueno. Estaba feliz y preocupado al mismo tiempo.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 10 de 20
Sede de Fuji TV.Imagen © Osamu Murai

VB: Cuando estabas en Harvard, tu padre estaba en la cima de su fama, y seguramente estudiaste sus obras siendo estudiante. Aún así, ¿por qué empezaste a trabajar para él justo después de graduarte? ¿No querías aprender algo trabajando para otros arquitectos antes de unirte a su estudio?

PT: No tuve elección al respecto.

VB: Fue su decisión.

PT: Sí. Envié mi proyecto de tesis el día de mi cumpleaños, el 31 de enero. Mi padre me llamó ese día, lo cual era raro, ya que normalmente era mi madre la que llamaba, y ella le pasaba el teléfono a mi padre después de unas pocas palabras y le decía: “Aquí. Es tu hijo”. Pero ese día fue él quien llamó. Pensé: oh, o se acordaba de mi cumpleaños o quería saber cómo me fue en mi tesis. Estaba muy feliz, pero no fue ninguna de esas cosas. Comenzó: “Reservé tu boleto. Te subes al avión mañana para volver a Tokio. Tendré dos horas para explicaros mi proyecto. Hay una presentación importante en Japón, pero debo ir a París. No te preocupes, mi adjunto lo va a presentar y tú te quedas ahí sentado. Necesitamos a un Tange en la habitación”. Así comencé a trabajar para mi padre.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 2 de 20
Sede de Fuji TV.Imagen © Osamu Murai

VB: ¿Cómo le funcionó? ¿Cómo describirías la influencia que tu padre tuvo en ti profesionalmente?

PT: Empecé simplemente siendo parte del equipo. No creo que me tratara de manera diferente a los demás arquitectos de su estudio. No hubo ningún trato preferencial. Como joven arquitecto aprendí como todos los demás. Los arquitectos más jóvenes aprendieron observándolo a él y a los arquitectos mayores. Además, viajé mucho con él y pude escucharlo y observarlo de cerca durante las críticas de diseño, las presentaciones a los clientes y en muchas situaciones y entornos. Aprendí y crecí como arquitecto y finalmente me hice cargo de nuestra firma. Me convertí en director y asumí funciones de líder, comenzando primero con proyectos en el extranjero. Lo que sé sobre arquitectura lo aprendí principalmente de mi experiencia trabajando con mi padre.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 20 de 20
Plan de reconstrucción de 1965 de la parte central de Skopje. Imagen © Osamu Murai

VB: ¿Podrías hablar de tu proceso de diseño?

PT: Por lo general, le damos a cada miembro del equipo unos días para proponer ideas de diseño, luego las discutimos y las reducimos mediante el proceso de eliminación. No siempre la idea de diseño original proviene del diseñador principal. Desde el inicio del proceso de diseño, trabajamos en equipo. Y, por ejemplo, por eso siempre nos vamos de vacaciones a la misma hora. Cerramos la oficina dos veces al año: durante un par de semanas en verano y al final del año. De esta manera siempre tenemos equipos completos y las mismas personas trabajando juntas en sus proyectos sin interrupciones. La arquitectura no puede ser creada por una sola persona. El nuevo Ayuntamiento de Tokio fue un concurso de diseño muy importante a finales de los años 1980. Probablemente hicimos más de cien planes para eso. Mi padre sabía escuchar muy bien y era bueno captando una idea, incluso si era muy difícil, podía ver el potencial de inmediato. Por supuesto, la decisión final del diseño siempre fue suya, al igual que ahora es mía. Pero a veces doy un paso atrás como gerente y le doy la dirección al diseñador del proyecto. En la época de mi padre, cada proyecto que salía de esta oficina era un proyecto de “Kenzo Tange”.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 5 de 20
Arenas de los Juegos Olímpicos de 1964 con interiores de piscina. Imagen © Osamu Murai

VB: El nuevo Ayuntamiento reemplazó a su antigua Oficina del Gobierno Metropolitano de Tokio. Algunos arquitectos locales sintieron que era importante preservar el edificio de 1957, que fue demolido apenas 30 años después. ¿Qué pensó de eso?

PT: Ni siquiera con respecto a su propio trabajo era absolutamente sentimental, como por ejemplo en el caso de su propia casa. Entonces, si su edificio estaba obsoleto, él era el primero en decir: "Vamos a derribarlo y seguir adelante".

VB: ¿Podrías hablarnos de tu Mode Gakuen Cocoon Tower de 50 pisos en Tokio?

PT: Este proyecto comenzó en 2006. Fue un proyecto muy importante para mí personalmente porque fue mi primer trabajo importante desde el fallecimiento de mi padre apenas un año antes. Fue un concurso internacional abierto, en el que participaron más de 50 arquitectos, y todos se preguntaban cómo le iría al estudio de Tange ahora sin Kenzo. Por eso, ganar este concurso con un edificio tan emblemático fue un hito importante para mí. La Cocoon Tower ha recibido numerosos premios, incluido el Rascacielos del año 2008 otorgado por Emporis Skyscraper Award. El concepto principal era albergar tres facultades (un instituto de moda, una facultad de informática y una facultad de medicina) en un terreno muy pequeño. Entonces, una torre era la única solución posible. La metáfora del capullo se adaptó desde el principio y así es como llamamos al edificio incluso durante la etapa de competencia porque, en cierto modo, los estudiantes están en un capullo y necesitan ser nutridos para que cobren vida. Creo que los edificios deben representar las actividades que tienen lugar dentro de ellos. En este caso también era importante crear un edificio icónico. Era requerido por el cliente y apropiado para el programa. La forma elíptica del edificio es como un capullo; Proporciona más espacio abierto en el nivel del suelo y es más atractivo contra el cielo.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 15 de 20
Torre Mode Gakuen Cocoon Imagen © Koji Horiuchi

VB: Quiero terminar esta conversación leyendo una cita del discurso de aceptación del Premio Pritzker de 1987 de tu padre. Dijo: "No deseo repetir lo que he hecho. Considero que cada proyecto es un trampolín hacia el siguiente, avanzando siempre desde el pasado hacia un futuro en constante cambio".

PT: Espero que estemos siguiendo su creencia y creo que lo estamos. Somos muy afortunados de tener una formación tan sólida y de poder seguir explorando nuevas interpretaciones para la nueva arquitectura. La arquitectura siempre trata de su propio tiempo y del futuro.

“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange - Imagen 18 de 20
Torre Mode Gakuen Cocoon Imagen © Koji Horiuchi

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Belogolovsky, Vladimir. "“Seguí el consejo de mi padre y no diseñé una casa para mi familia”: conversando con Paul Tange" [“I Followed My Father’s Advice and Did Not Design a House for My Family” in Conversation With Paul Tange] 25 nov 2023. ArchDaily Colombia. (Trad. Dejtiar, Fabian) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/1002532/segui-el-consejo-de-mi-padre-y-no-disene-una-casa-para-mi-familia-conversando-con-paul-tange> ISSN 0719-8914

Más entrevistas en nuestroCanal de YouTube

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.