Reimaginando el modernismo de Brasilia

Reimaginando el modernismo de Brasilia

Hace más de 60 años, Brasilia surgió del interior de Brasil. Desarrollada en una sabana desértica entre 1956 y 1960, la ciudad que reemplazó a Río de Janeiro como capital del país fue una empresa conjunta del urbanista Lúcio Costa y el arquitecto Oscar Niemeyer.

Con su forma alada, Brasilia se ha convertido en un símbolo poderoso, ya que representa una de las encarnaciones más puras de esperanza, esplendor e ingenio en la arquitectura del siglo XX.

Pero solo se necesitan unas pocas horas aquí para ver que esta metrópolis utópica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, está plagada de defectos en la planificación urbana.

Brasília, em 1964. Imagem: Arquivo Público do Distrito Federal
Brasília, em 1964. Imagem: Arquivo Público do Distrito Federal

El problema más obvio es una serie de opciones de diseño que favorecen a los conductores. La fuerza del automóvil está cimentada en el eje principal de Brasilia, el Eje Monumental de 15 kilómetros.

Conducir, a través de campos verdes y magníficos monumentos, es estimulante, pero caminar se ve obstaculizado por tramos inexistentes de aceras. El paisaje urbano aparentemente está diseñado para selfies espectaculares pero no para caminar.

Mientras que los municipios de todo el mundo ahora están compitiendo para hacer que sus calles sean más seguras para los peatones y ciclistas, los motores y neumáticos retumbantes de Brasilia son un claro recordatorio de cómo muchos planificadores urbanos del siglo XX imaginaron un futuro indisolublemente ligado al automóvil. Ahora debemos luchar para superar las visiones que allanaron.

En Brasilia, esta visión es de una vida que solo pasa por las arterias automotrices de la ciudad. Los edificios están ubicados a grandes distancias entre sí, repartidos en amplias terrazas.

Las obras maestras de Niemeyer nos consuelan con sus formas curvas. Estas son las curvas, escribió, que "encontramos en las montañas, en las olas del mar y en el cuerpo de la mujer que amamos."

Pero la ausencia de una configuración urbana tradicional hace que Brasilia sea socialmente más pobre. Hay una profunda falta de espacios públicos –los que existen parecen más sobrantes– y las calles se ven despojadas de su significación histórica como lugares de encuentro y diálogo. Existen aquí solo como una burda parodia de una infraestructura urbana real.

Otra desventaja de Brasilia es su rígida división funcional. Esto afecta aún más a la planificación de la ciudad. En una de mis primeras visitas, estaba admirando la Catedral de Niemeyer, que florece con sus pistilos de concreto en la Explanada de Ministerios, cuando un joven ingeniero local de nuestro grupo hizo una broma mordaz: “¿Sabes lo que realmente no funciona en esta ciudad ? El distrito del espresso está lejos del distrito del azúcar."

Centro de Brasília. Imagem: Ana Volpe/Agência Senado
Centro de Brasília. Imagem: Ana Volpe/Agência Senado

Este chiste reveló una de las limitaciones fundamentales del proyecto Plano Pilotode Costa y de los principios del urbanismo modernista en general: una estrategia de zonificación dogmática que sofoca las posibilidades de crecimiento urbano orgánico.

En Brasilia, uno podría encontrar un vecindario monofuncional, quizás compuesto casi en su totalidad por edificios aburridos y aburridos donde se encuentran los hoteles.

Es decir, lejos de incorporar complejidad, la capital brasileña la rechaza, como si la ciudad pudiera reducirse a una fórmula. El matemático y arquitecto Christopher Alexander diagnosticó este error hace medio siglo en A City is Not a Tree.

Una metrópoli no puede obedecer jerarquías y órdenes predefinidos, como los de un diagrama de árbol, sino que debe parecerse a una red de elementos interconectados. Al tratar de reducir la complejidad urbana, los urbanistas de Brasilia han obstaculizado la espontaneidad que es una de las características más estimulantes de la experiencia urbana.

Afortunadamente, Brasilia no es una ciudad perdida. Cuanto más conoces a sus habitantes, más comprendes cómo, con el tiempo, la vida siempre logra transformarlo.

Por ejemplo, han surgido posadas en todas partes para alejar a los turistas de las zonas hoteleras tradicionales de la ciudad. Estas iniciativas de “acupuntura urbana” traen un matiz de caos agradable al rígido diseño modernista de Brasilia.

Este nivel de vida que prevalece —o al menos sobrevive— frente a las imposiciones de arriba hacia abajo es un tema central de la historia latinoamericana, especialmente entre los pueblos indígenas que han resistido el olvido social y cultural desde la llegada de los conquistadores europeos, hace cinco siglos.

Una prioridad para los planificadores urbanos de hoy debería ser acelerar esta dinámica. Hay muchas formas de hacer esto, y algunas son relativamente sencillas. Ampliar aceras y carriles bici, por ejemplo, puede cambiar sustancialmente la forma en que disfrutamos de la ciudad.

En el mediano plazo, se pueden crear nuevos barrios en Brasilia que conserven el trazado básico del Plano Piloto, al tiempo que promueven una mayor mezcla de funciones y más complejidad.

Las limitaciones del proyecto Brasilia ofrecen una lección crucial para muchas otras ciudades. Al resistir la tentación de llenar cada centímetro cuadrado de espacio en su plan y, en lugar de dejar tantas áreas en blanco como sea posible, los arquitectos y urbanistas pueden permitir que las personas y los tiempos cambiantes creen conjuntamente una ciudad tan espontánea como la vida.

Águas Claras, região administrativa verticalizada, vizinha a Brasília. Imagem: Ana Volpe/Agência Senado
Águas Claras, região administrativa verticalizada, vizinha a Brasília. Imagem: Ana Volpe/Agência Senado

El escritor Umberto Eco llamó a esta noción una “obra abierta” y la comparó con proyectos fijos impuestos de arriba hacia abajo. Hoy, podemos tomar prestado de la informática e insistir en que el “trabajo abierto” se convierta en un recurso abierto, invitando a contribuciones de diferentes autores y ofreciendo recompensas por aún más.

En mi última salida de Brasilia, me vino a la mente una frase de Le Corbusier. El gran arquitecto suizo-francés, uno de los más influyentes del siglo XX, ayudó a desarrollar los principios del urbanismo modernista que dieron origen a Brasilia.

Pero en una de sus últimas entrevistas, un periodista le preguntó sobre algunos de sus proyectos que no habían respondido a multitud de demandas sociales, su respuesta fue tan reveladora como magnánima. "Sabes", dijo, "es la vida la que siempre está bien y el arquitecto está mal".

Vía Caos Planejado.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Ratti , Carlo . "Reimaginando el modernismo de Brasilia" [Reimaginando o modernismo de Brasília] 07 oct 2021. ArchDaily Colombia. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/969752/reimaginando-el-modernismo-de-brasilia> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.