El sitio web de arquitectura más leído en español
Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Misceláneo
  3. Cómo reconstruir una escuela con un sistema solar pasivo: madera, zinc, adobe, piedras y botellas de vidrio

Cómo reconstruir una escuela con un sistema solar pasivo: madera, zinc, adobe, piedras y botellas de vidrio

Cómo reconstruir una escuela con un sistema solar pasivo: madera, zinc, adobe, piedras y botellas de vidrio
Cómo reconstruir una escuela con un sistema solar pasivo: madera, zinc, adobe, piedras y botellas de vidrio, Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

El taller de carpintería para la escuela de Phugmoche, Nepal, donde participa Leonardo Vergara con 'Reacciona' –un grupo que aborda la generación de conciencia a partir de compartir los conocimientos y herramientas adquiridos con distintos grupos y realidades sociales alrededor del mundo–, es una propuesta que pretende la aplicación de conceptos de permacultura y diseño sostenible con la participación activa de los estudiantes.

El proyecto, una construcción que pretende la recuperación de la escuela debido a los daños producidos en el terremoto de 2015, propone la utilización de un sistema solar pasivo y de los distintos recursos materiales locales disponibles de manera práctica y útil.

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

Descripción por los autores. El diseño de "Pezi Khangba", que en lengua Sherpa significa "Casa de Niños", considero la reutilización de materiales del monasterio, como el techo de zinc y algunas maderas. El diseño de las ventanas y los colores que utilizamos en la casa fueron inspirados en la tradición y lenguaje de los diseños de casas sherpas y los monasterios budistas de la zona, cada color tiene un significado especial.

  • Rojo, fuego
  • Amarillo, tierra
  • Blanco, aire y viento
  • Azul, cielo, espacio
  • Verde, agua

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

El resto lo tuvimos que sacar del bosque, cortamos en total 30 árboles jóvenes a mano de una zona autorizada -ya que no es muy fácil traer material a Phugmoche-, al igual que los tablones que fueron cortados a mano por carpinteros locales.

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

La idea fue enseñar a los niños a construir una casa sencilla de comprender en su estructura, y lo suficientemente fuerte para soportar un terremoto. Normalmente la construcción típica sherpa es de piedra y adobe, con un encadenado central de madera que amortigua el impacto vertical de un movimiento telúrico, no así el horizontal, así que las casas no se caen, pero se deforman por completo.

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

También utilizamos los materiales que teníamos a mano para recubrir los muros, ladrillos hechos con botellas de vidrio, (es muy fácil encontrar botellas de cerveza, hasta en los lugares más recónditos) lampazos y corteza de árboles, adobe y piedras; este collage tuvo como fin enseñarles a trabajar los distintos materiales que estaban a disposición de manera práctica y útil.

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

El diseño de la casa consistió en un habitáculo de dos pisos con un invernadero en la cara sur, (en el caso de construir en el hemisferio norte) con el fin de capturar la energía solar y distribuirla al interior de la sala de clases con un sistema cruzado de ventilación; que presenta una abertura en la cara norte, donde viene el viento frío de montaña, que empuja hacia arriba el aire calentado por el invernadero en la cara sur hacia el interior de la vivienda, y en caso que se quiera ventilar, se abren las ventanas superiores del invernadero o la parte superior, en el 2 piso de la casa. Un sistema solar pasivo. 

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

La casa taller fue muy bien recibida por los niños y se convirtió en su primer sala de clases posterior al terremoto. Gracias a la capacitación que recibieron, aprendieron a usar herramientas de carpintería, eléctricas y manuales; paralelo a la construcción, dimos mucho énfasis en la introducción a la construcción, partiendo por objetos simples como juguetes y la reparación del mobiliario antiguo de la escuela, esto los motivo a interesarse por las técnicas de construcción y diseño. Probablemente, en un futuro no muy lejano, esta experiencia les servirá para interesarse en la arquitectura, construcción y la carpintería.

Cortesía de Leonardo Vergara
Cortesía de Leonardo Vergara

Las maquinas, tornillos, techo, vidrios, clavos y enceres los trajimos desde Katmandú, viaje que nos tomó dos días, uno en jeep y otro en tractor hasta la escuelita. Fue una gran aventura, especialmente en la transmisión de conocimientos y técnicas a niños. Entre inglés, sherpa y lenguaje corporal, principalmente, a veces les preguntaba por un martillo y traían un serrucho. Siempre había que explicarles de forma muy gráfica y didácticamente, cada día fue una experiencia, tanto como para nosotros como para ellos, ya que que nunca han tenido acceso a otra vida, más que la pasiva, fascinante y lejana forma de los himalayas.

Ver la galería completa

Sobre este autor/a
Cita: Equipo Editorial. "Cómo reconstruir una escuela con un sistema solar pasivo: madera, zinc, adobe, piedras y botellas de vidrio" 11 dic 2017. ArchDaily Colombia. Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/882613/como-reconstruir-una-escuela-con-un-sistema-solar-pasivo-madera-zinc-adobe-piedras-y-botellas-de-vidrio> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.