1. ArchDaily
  2. Quinlan &Amp; Francis Terry

Quinlan &Amp; Francis Terry: Las más recientes noticias y obras de arquitectura

'Queremos Masterplanners, no Arquitectos'. Así reza la nueva licitación para Chelsea Barracks -Londres.

Dicen que el cliente siempre tiene la razón, y en el proyecto de Chelsea Barracks el cliente Qatari Diar llegó a la decisión de que para hacer lugares de calidad lo que necesitaban en el oeste de Londres no era precisamente Arquitectos, sino Masterplanners. Razón o no en los dichos del cliente, lo que sí tienen éstos es poder – y facultades- para hacer y deshacer a su gusto. Por eso, después de meses de controversia, y debido principalmente a la presión impuesta por el Príncipe Carlos de Inglaterra ante el proyecto desarrollado por Lord Rogers, -Rogers, Stirk Harbour + Partners, el inversionista Qatari Diar decidió cerrar el proyecto del premio Pritzker y llamar a licitación a 10 nuevos estudios tanto de UK como de US.

Luego de esta decisión gatillada también por la presión de los vecinos de Chelsea acusando la propuesta de Rogers de poca sensibilidad urbana, el proyecto toma un nuevo giro y vuelve a foja cero. La idea es concursar la idea entre los nuevos 10 equipos -lo sentimos, no hay star architects-, llegar a una lista corta de 3 estudios en Noviembre, y luego decidir sobre la base de una propuesta ‘fresca’, basada en un ‘proceso iterativo con la comunidad…que logre crear “lugares” más que edificios objetos’. (( Chelsea Barracks: ten new practices in the running. The Architects’ Jornal. 12 Agosto 2009 ))

Chelsea Barracks, London / El neoclasicismo del Príncipe Carlos contra la propuesta de Lord Rogers

Una discusión que no ha dejado de sorprender a los medios y la crítica especializada en Londres es la reciente intervención del Príncipe de Gales en el proyecto residencial de Chelsea Barracks desarrollado por el estudio de Sir Richard Rogers, -Rogers, Stirk Harbour + Partners-. La polémica se desató luego de que el Príncipe Carlos manifestara públicamente su rechazo al proyecto de Rogers exponiendo en la prensa un proyecto alternativo de estilo desarrollado por Quinlan & Francis Terry. Haciendo uso de su influencia política, Carlos contactó al Emir de Qatar, -uno de los principales propietarios del terreno- para ejercer presión favoreciendo la propuesta de uno de sus arquitectos neoclásicos favoritos. Una discusión que en un principio pareciera detalle de estilos conlleva un delicado conflicto de poderes y una amenaza a la transparencia de los procesos de construcción de ciudad en Londres.