Agrandar imagen | Ver tamaño original
Con un novedoso enfoque para el difícil sitio, este proyecto multifamiliar de uso mixto captura el espíritu optimista, la cultura artesanal y los extravagantes contrastes del barrio Dogpatch de San Francisco. El sitio es una astilla de 75 pies junto a la autopista I-280. Lo que antes era una colección de almacenes en blanco en la calle Indiana, envuelto en el ruido del tráfico, ahora se transforma en un dúo de edificios residenciales complementarios diseñados por arquitectos independientes. Esta intervención aporta escala y riqueza a este vecindario en rápido desarrollo con una serie de patios, jardines y pórticos, y actúa como un amortiguador visual y acústico de la concurrida autopista. El paisaje urbano se activa con la adición de una nueva cafetería y plaza de arte justo al otro lado de la calle del parque Esprit. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir