Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una casa podría ser un puerto tranquilo en medio de la tormenta, un oasis de serenidad en medio del caos, un santuario para una residencia. El diseñador tiene el encargo de diseñar una casa unifamiliar de 89 m2 en East York Toronto para una joven pareja. Como requisito debe ser un lugar agradable después de los ajetreados horarios de trabajo de los propietarios. El diseño crea una sensación de superposición desde la entrada hasta el área de estar y dormitorio, al diseñar una serie de pantallas construidas con materiales naturales. Se diseñó un vestíbulo con una mampara de madera que actúa como un pasaje ritual que conecta y separa el espacio interior del mundo exterior. Al pasar por el pasillo del vestíbulo y dejar el mundo exterior detrás, se revela el espacio interior. Se eliminan las paredes no estructurales existentes para crear una apertura a través del espacio. La escalera que conecta la sala de estar y el dormitorio tiene el mismo lenguaje de diseño que el pasillo del vestíbulo. En el segundo piso, donde se encuentran las áreas para dormir, una separación de madera con una ventana de carpintería corrediza separa la habitación del bebé y la oficina del papá. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir