Agrandar imagen | Ver tamaño original
Intención e identidad fueron los dos desafíos presentados en el proceso de diseño cuando se encargó renovar un antiguo edificio para una oficina de fondos. La intención de la compañía era clara, infundir confianza en los clientes potenciales para sus fondos de inversión. La industria de fondos ha estado llena de escándalos, desde propietarios que cierran sus tiendas abruptamente, hasta oficinas que se niegan a pagar a sus clientes, por lo que los arquitectos idearon una forma novedosa de propagar la confianza entre sus clientes. Una intervención de diseño simple en términos de instalación, con una gran tira de luz LED genera un desplazamiento continuo, transmitiendo cuánto pagó la compañía a sus clientes esa semana. Los diseñadores sintieron que, al aumentar la transparencia tan evidente, sería posible ganarse la confianza de sus clientes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir