Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicada en Amagansett, Nueva York, en un gran sitio aislado, la casa Wuehrer está rodeada de reservas naturales. Se accede a la casa por un camino de grava privado y se encuentra en un claro dentro del bosque de Stony Hill. El sitio está ligeramente inclinado, cubierto casi exclusivamente con robles blancos, algunos cedros rojos del este y pinos de vez en cuando. Para celebrar esta serena ubicación, el diseño de la casa silencia las metáforas arquitectónicas, evita el simbolismo abierto y concibe una estructura contemplativa simple, discreta, racional y generosamente abierta al paisaje circundante. La casa está construida según un modulo único, que se repite. Este módulo se desmaterializa, se reduce a su marco exterior. Esta estrategia sustractiva destaca las cualidades táctiles de la paleta de materiales: madera sin adornos, vidrio y concreto. El diseño de la casa equilibra el uso de la fabricación modular y la artesanía de los métodos de construcción tradicionales. Con su geometría simple y el uso mínimo de materiales, la luz natural se convierte en el elemento que define el espacio, celebrando las estaciones siempre cambiantes y las extraordinarias vistas a los bosques. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir