Agrandar imagen | Ver tamaño original
Descripción enviada por el equipo del proyecto. Una conexión intrínseca y el respeto a la naturaleza definen esta residencia de fin de semana en Montauk. Los propietarios compraron dos terrenos adyacentes que se vendieron como uno -una rareza para encontrar en el área. Sin embargo, en lugar de construir una casa de gran tamaño, se crearon dos estructuras separadas, una casa principal y una casa de huéspedes. Esto deja espacio en el medio, creando una escala discreta y una sensación opuesta a lo que es una ostentosa mansión. Los dos edificios están diseñados para ubicar cada espacio habitable, ya sea dentro o fuera, para maximizar las vistas y capturar el sol y la brisa del verano. El lago Montauk es el evento principal, pero no el único: los espacios secundarios, más protegidos ofrecen un contraste acogedor con las vistas de aguas abiertas. Los espacios de vida principales se colocan cerca del suelo, con solo puertas corredizas de vidrio y de gran tamaño que dividen el interior y el exterior, lo que proporciona un escenario para la vida informal. Las plantaciones nativas repobladas de la costa se disponen entre la casa y el agua, en lugar del uso de un césped tradicional, fortalecen el diálogo entre el entorno construido y el natural. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir