Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este apartamento de 65m2, de dos dormitorios, ubicado en Porto Alegre/RS, en Brasil, fue diseñado para una pareja joven y sus dos gatos. Él es estudiante de medicina y ella es arquitecta. Los gatos blancos y negros son atletas por naturaleza y expertos en la práctica del salto de altura. La arquitecta, que viste sólo de negro, blanco y gris, no querría nada diferente para su nuevo hogar. Además del minimalismo como premisa, también existía el deseo de tener un apartamento adaptado a los felinos. No se hizo ninguna modificación importante en la planta, sólo se retiraron dos paredes, una que ocultaba parcialmente la cocina y otra entre la suite y el baño, lo que permitió que la luz entrara en la habitación. La configuración original del apartamento era muy clara: una larga pared que separaba la sección de la habitación de la cocina y el área social. La propuesta de reforma se basaba en una premisa básica: explorar el eje longitudinal del apartamento, creando una secuencia de ambientes que permitiera optimizar los espacios. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir