Agrandar imagen | Ver tamaño original
La topografía del sitio fue decisiva. Como en las costas portuguesas y genovesas, era importante diseñar un proyecto que pudiera casarse con la topografía accidentada del terreno, y dar lugar a un edificio en su pendiente. Dedicado a la preservación de una colección única de postales, este centro cultural se despliega a través de cinco volúmenes idénticos. El sesgo formal de la estructura destaca la distribución funcional de los cinco espacios, que forman el área de exhibiciones, el Auditorio, el Foro, y los dos niveles de la Biblioteca. Cada volumen se compensa con un ángulo de 20 grados en relación al anterior, liberando así una serie de espacios al aire libre -glorietas, patios superiores, patios inferiores, senderos- y permitiendo que todas las áreas interiores se beneficien de la luz natural y las vistas despejadas. Como si estuviera en suspensión, este edificio exuda ligereza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir