Agrandar imagen | Ver tamaño original
En respuesta a la necesidad de recualificar el acceso peatonal y el equipamiento del balneario de Porto Formoso, se hizo evidente que cualquier solución proyectual adoptada debía enaltecer las memorias y vivencias pre-existentes de este pequeño lugar. Se procuró entonces, dentro de un lenguaje contemporáneo, diseñar la mayor parte de los espacios arquitectónicos a través de materialidades que permitieran su adaptación a la naturaleza del lugar con el paso del tiempo. Este desafío debía incluir la mejora significativa de la iluminación y el acceso a la playa, incluyendo una sala de emergencias, duchas al aire libre y la total repavimentación de todo el circuito que va desde la carretera a la playa. De esta manera se garantizó la mejora general de las condiciones urbanas y funcionales que han permitido la recuperación del medio ambiente a través de una experiencia sensorial rica. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir