Agrandar imagen | Ver tamaño original
Habitar el volumen. Transformar el plano en volumen habitable. Abarcar el espacio. Este ha sido el obsesivo objetivo del proyecto. Mis posibilidades de adquirir una vivienda propia en la ciudad más cara de España se reducían a 40 m2  y mis conocimientos de arquitectura. Villa Piedad era una vivienda bifamiliar de 1950 que con el tiempo segregaron en 8 diminutos pisos. Compré medio bajocubierta, antiguo desván de la vivienda. Techos bajos y un espacio compartimentado en 5 minúsculas estancias con un agobiante distribuidor central. Una distribución convencional adaptada a un espacio mínimo. Veredicto: demolición total. Incluida la cubierta, que estaba en un estado lamentable. Sin piedad. El resultado un espacio casi cuadrado con 3 fachadas y una cubierta: 4 planos de contacto con el exterior. Las 7 veluxes de la cubierta completaron el queso gruyere. Los espacios se organizan en torno a un tabique central y el baño está colgado sobre la escalera comunitaria. Como en la casa de Tati, todo comunica ;) Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir