A veces, la mejor alternativa es no construir cosas nuevas

A veces, la mejor alternativa es no construir cosas nuevas

Este artículo fue publicado originalmente en Common Edge.

Mi primera situación con salvar un edificio me llevó esposado hacia el Departamento de Policía de Long Beach. Un amigo y yo estábamos frustrados porque nuestra ciudad natal estaba demoliendo buenos edificios —porque no se ajustaban al estilo actual de arquitectura— solo para reemplazarlos con estacionamientos! Todo en nombre del "progreso". En 1988, cuando supimos que el Jergins Trust Building, una belleza Beaux-Arts, estaba programado para ser demolido sin planes para el sitio, saltamos a la acción y nos encadenamos al edificio para detener al equipo de demolición. Nuestros esfuerzos lo mantuvieron durante otras cuatro horas. Y luego se fue para siempre.

Salvar edificios antiguos y adaptarlos a un nuevo uso no es un concepto nuevo. En la universidad, estudié arte en Les Ecoles d’Art Américaines en Fontainebleau, Francia, y hacía excursiones a París todos los fines de semana que podía. Mientras visitaba instituciones culturales, seguía encontrándome con edificios asombrosos que habían cambiado de uso con el tiempo. Me enteré de que el Louvre pasó de ser la residencia real a un museo en 1793, y que la conversión de una estación de tren en el Musee d'Orsay ocurrió en 1986. Ambos museos son muy populares entre los parisinos y los turistas.

La reutilización adaptativa de edificios existentes es cada vez más relevante en Estados Unidos y puede brindar muchos beneficios. Para un desarrollador, puede proporcionar una ruta para obtener rápidamente el apoyo de la comunidad, lo que reduce el tiempo necesario para autorizar un desarrollo. La estructura existente puede acomodar una mayor densidad que si fuera demolida y reemplazada por una nueva construcción, y también puede ser más rentable que una nueva construcción. La reutilización puede crear lugares únicos con mayor interés y valor.

A veces, la mejor alternativa es no construir cosas nuevas - Imagen 2 de 4
El Colectivo de Artes de la Armería. Esta antigua Armería de California se convertirá en una vivienda asequible con preferencia para artistas y maestros, mientras que la sala de ejercicios albergará un Arts Conservancy para la escuela secundaria adyacente. Al convertir parte de la Armería en viviendas asequibles y garantizar alquileres fijos para profesores y artistas, la instalación restante puede proporcionar un espacio de apoyo para las artes que refuerce el Distrito de Artes East Village de Long Beach. Imagen cortesía de Armory Arts Collective

Para los vecindarios y el público, la reutilización adaptativa permite restaurar los edificios existentes, a ocasiones muchas veces en vecindarios maduros, lo que contribuye a un sentido único de carácter e historia que puede permanecer intacto. Este tipo de continuidad visual y cultural auténtica no se puede recrear desde cero. Quizás lo más importante es que los edificios renovados minimizan el impacto en el medio ambiente: la demolición requiere que toneladas de materiales se arrojen a los vertederos y al flujo de desechos. La nueva construcción requiere más energía para crear materiales, distribuirlos y erigirlos.

En Studio One Eleven, donde soy socio, nuestro interés radica en reutilizar los edificios existentes cuando surge la oportunidad, porque así se construyen los barrios y las ciudades a lo largo del tiempo. Como lo vemos, hay muchas oportunidades en la remodelación de edificios existentes para ayudar a contribuir a resolver los problemas urbanos de hoy.

La conversión de oficina a vivienda es un tema importante en este momento. Con la fuerte demanda de viviendas en todo el país y el uso del espacio de oficinas actualmente alquilado con menos del 50% de ocupación, la oportunidad de que los edificios de oficinas más antiguos se conviertan en viviendas es mayor que nunca. Las conversiones pueden centrarse en viviendas asequibles, para estudiantes o de lujo, según la ubicación, la demanda y las características de la estructura en sí. Muchas ciudades están considerando incentivos para la conversión de oficinas. De hecho, un nuevo plan comunitario en Los Ángeles está a punto de adoptarse. Conocido como DTLA 2040, facilitaría la construcción de viviendas en el centro, incluidas las conversiones de propiedades. En junio, los funcionarios estatales reservaron $400 millones para ofrecer incentivos a los desarrolladores para convertir oficinas en viviendas asequibles durante los próximos dos años.

Asimismo, vemos oportunidades para convertir espacios comerciales en oficinas creativas. A pesar de la revolución del trabajo desde casa, las oficinas no están muertas. Pero en el clima actual, las oficinas deben ser algo más que oficinas. Los espacios de trabajo de hoy deben ser operaciones cómodas y flexibles que puedan usarse para diferentes propósitos y convertirse en lugares para la comunidad. Los espacios comerciales que alguna vez fueron lugares de consumo se pueden reinventar en oficinas creativas y lugares de producción. Este tipo de transformación puede ser un catalizador para un vecindario. Cuando nuestra empresa convirtió un espacio comercial desaparecido en el centro de Long Beach en un nuevo espacio de oficinas en 2017, la tasa de vacantes para el comercio minorista adyacente se desplomó del 60% al 4%.

También existe una oportunidad cada vez mayor de convertir estructuras institucionales infrautilizadas en viviendas para poblaciones vulnerables. La ciudad de Los Ángeles devolvió más de $150 millones en fondos federales recientemente porque no pudo gastar el dinero debido al prolongado cronograma para la construcción y finalización. Pero, ¿y si pudiéramos aprovechar las estructuras infrautilizadas existentes, como los almacenes, para albergar a las personas sin hogar? Hay cientos de instalaciones de almacenamiento obsoletas de antes y de la posguerra, esparcidas dentro o junto a vecindarios residenciales, que ya no cumplen con los estándares actuales. Construir dentro de una estructura industrial existente, al menos en California, significa que los arquitectos y contratistas pueden usar el proceso de "autocertificación", eliminando la necesidad de verificar los planos. Debido a la autocertificación, uno de nuestros proyectos pudo pasar de la ideación a la finalización y la mudanza en solo cinco meses; como resultado directo, la población de personas sin hogar en la ciudad de Bellflower se redujo en casi un 90%.

A veces, la mejor alternativa es no construir cosas nuevas - Imagen 3 de 4
Cada fase del Jergins Trust Building, incluido su estado original en 1919 [izquierda], la construcción en 1925 [centro] y la finalización en 1928 [derecha]. Cortesía de la Biblioteca Pública del Condado de Los Ángeles. El edificio fue demolido y reemplazado por un estacionamiento. Imagen cortesía de la Biblioteca Pública del Condado de Los Ángeles

La triste realidad es que las estructuras vacías u obsoletas equivalen a la ruina para la mayoría de las personas, que luego suponen que la demolición y la nueva construcción son las únicas opciones. Esta es una visión miope. Hay importantes beneficios que se derivan de la reutilización de edificios existentes, como preservar el pasado y crear una rica estratificación que, en última instancia, hace que nuestras ciudades sean más interesantes y únicas. Adoptar un enfoque de reutilización adaptable puede inculcar el orgullo del vecindario y ayudar a construir ciudades más interesantes y resistentes. Sin mencionar que, en algunos casos, puede ser más rápido y, en última instancia, dejar una huella de carbono más pequeña.

Entonces, ¿qué pasó con el sitio del edificio Jergins Trust Building en Long Beach? Treinta y cuatro años después, todavía está vacío y es una monstruosidad en un centro revitalizado y bullicioso. Algunos de los elementos y piezas históricas se salvaron y almacenaron en el patio de la ciudad, donde permanecieron olvidados durante casi tres décadas. Cuando fueron redescubiertas por un grupo de vecinos que representaba a la próxima generación de residentes, la comunidad exigió que la ciudad compartiera estas piezas con el público incorporándolas a una entrada que conduce al río Los Ángeles, lo que ilustra el punto de vista de la comunidad sobre la importancia de nuestra pasado. Entonces, sí, como arquitecto, me encanta diseñar edificios. Pero a la larga, creo que los arquitectos podrían construir mejores ciudades si no construyéramos nuevos edificios todo el tiempo.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Bohn, Michael. "A veces, la mejor alternativa es no construir cosas nuevas" [Sometimes, the Better Alternative Is Not to Build New Things] 07 nov 2022. ArchDaily Colombia. (Trad. Rojas, Piedad) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/991797/a-veces-la-mejor-alternativa-es-no-construir-cosas-nuevas> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.