En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada

En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada
En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 1 de 4
National Gallery de Londres. Imagen vía Wikimedia Commons

Este artículo fue originalmente publicado en Common Edge.

A pesar de su deslumbrante colección de obras maestras, la National Gallery de Londres ha sido maldecida con una serie de esquemas arquitectónicos desacertados durante sus dos siglos de existencia. Solo una vez sus líderes tomaron una decisión verdaderamente inspirada y visionaria: a mediados de la década de 1980, la galería realizó una competencia, ganada por Venturi, Rauch y Scott Brown (VRSB) de Filadelfia, para construir un edificio de colecciones especiales.

La adición se construyó entre 1988 y 1991, utilizando fondos donados por la familia Sainsbury como regalo a la nación y fue aclamada de inmediato como uno de los mejores edificios de su tipo erigido en el siglo XX. Ha seguido siendo popular entre los londinenses y ha servido como una expansión mediocre del clásico edificio de William Wilkins desde entonces. Los expertos en la obra de Robert Venturi, John Rauch y Denise Scott Brown la consideran una de sus obras maestras. Aparentemente, la National Gallery tiene una opinión diferente.

En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 1 de 4En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 2 de 4En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 3 de 4En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 4 de 4+ 4

En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 2 de 4
Vista interior del atrio y el espacio de la galería. Foto de Matt Wargo, 1991. Imagen © Architectural Archives, University of Pennsylvania por donación de Robert Venturi y Denise Scott Brown

El principal problema aquí es el de una mala planificación. El edificio original de 1832 fue vilipendiado desde el momento en que se inauguró y nunca funcionó correctamente. Varias adiciones en la segunda mitad del siglo XIX mejoraron un poco las cosas, pero fueron inadecuadas para resolver el problema de circulación: una secuencia de entrada axial central no podía distribuir a los visitantes a lo largo de la enorme longitud de las alas originales de la galería. Hoy en día, las monumentales escaleras exteriores -que funcionaron bien para los visitantes sin discapacidades- no pueden acomodar a las multitudes que desean ver las diferentes partes del museo.

Incluso un vestíbulo de la planta baja diseñado en 2003-2004 por Dixon Jones no podía manejar el tráfico. Es pequeño y está ubicado al este de la escalera interior en forma de cruz de E.M. Barry. Una solución mejor habría demolido esa escalera y creado un gran vestíbulo de entrada como el del Museo Metropolitano de Richard Morris Hunt en Nueva York, o el hermoso pero también amenazado vestíbulo de la escalera en la Biblioteca Pública de Nueva York en la calle 42, con una escalera exterior coordinada.

Ambos edificios de Nueva York ofrecen valiosas lecciones. Thomas Hoving, el director del Met durante la década de 1960, vio claramente la necesidad de una mejor escalera y construyó la actual para manejar multitudes más grandes. Ahora es uno de los espacios públicos más populares de Manhattan.

La National Gallery de Gran Bretaña no ha sido tan progresista. Aunque la calle frente al enorme edificio ahora está cerrada al tráfico, lo que la convierte en parte de la plaza, nadie parece haber sugerido una nueva escalera de entrada o un pabellón que pueda manejar las multitudes actuales. (La administración no contrataría a John Simpson, quien proporcionó una nueva y magnífica entrada a las Galerías de la Reina en el Palacio de Kensington). NG200, el eufemismo de un plan maestro de "preparación para el futuro" emitido por la galería el año pasado, evita la manipulación de las áreas "listadas" del vasto museo y, en cambio, apunta a áreas pequeñas en el ala Sainsbury y otras partes auxiliares del edificio, difícilmente el tipo de enfoque “visionario” que podría justificarse en el 200 aniversario de su fundación. Por desgracia, los administradores recientes se han comportado como otros directores de museos, simplemente esperando que la próxima generación resuelva los problemas persistentes. Al igual que el COVID, parece haber un virus circulando entre los líderes de las instituciones culturales que les impide ejercer un liderazgo audaz.

En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 3 de 4
Londres, National Gallery, planta principal. Imagen © London National Gallery

El "ala" de Sainsbury nunca tuvo la intención de ser la entrada principal al enorme museo, solo un medio para ascender a un conjunto de galerías construidas con el propósito de mostrar obras maestras específicas del Renacimiento, como la inacabada Madonna of the Rocks de Leonardo. De hecho, está expresamente disociado de las grandes alas principales y colocado en un ligero ángulo con respecto a Trafalgar Square, la única parte del museo así dispuesta. El actual director del museo, Gabriele Finaldi, está convencido de que los hábitos de los londinenses a los que les gusta más el "ala nueva" que la antigua deberían verse como una razón para trasladar allí la entrada principal, pero lamentablemente se equivoca. VRSB creó un punto de pellizco, una rotonda distintiva, en la unión entre los dos edificios, un espacio que evita que un gran número de clientes pasen por lo que es claramente una entrada lateral a las galerías principales. Un arquitecto de museo competente vería esto y desaconsejaría cualquier plan para cambiar la circulación, pero desafortunadamente la Galería Nacional no contrató a un profesional así luego de una búsqueda en 2021; en cambio, obtuvo a Selldorf Architects.

Annabelle Selldorf surgió después de su renovación de la casa adosada de Manhattan de Ronald Lauder —que se convirtió en la popular Neue Galerie para la exhibición de su colección de obras modernas vienesas— como la arquitecta de referencia para los museos de arte conscientes de la moda en la década de 1990. Su toque ligero en la creación de galerías en un magnífico edificio de Carrère & Hastings fue justamente elogiado, pero allí tenía un problema relativamente fácil de resolver. Formada como modernista (es alemana pero asistió a Syracuse y a un programa de maestría en Europa), vino a Nueva York y fijó su mirada en un mercado desatendido para especialistas en reutilización adaptativa, trabajo que muchos arquitectos destacados de Manhattan consideraban por debajo de ellos. Sin embargo, los encargos posteriores de renovaciones o adiciones a importantes edificios históricos no han justificado su elevación al estatus de arquitecta estrella.

Selldorf se ha convertido en una especie de especialista en profanar museos de arte asociados con Robert Venturi y sus socios, y el trabajo de Carrère & Hastings. Cuando el Museo de Arte Contemporáneo de La Jolla necesitó una "renovación" en 2018, ella sugirió de inmediato eliminar todo el trabajo completado solo dos décadas antes por VRSB. Su suave expansión, genéricamente modernista, no solo negó a los visitantes la experiencia de fantasía y deleite en la secuencia de entrada anterior, sino que desinfló el impacto de la magistral fachada original de Irving Gill. Su encargo especificó la necesidad de ampliar el espacio de la galería, no una nueva entrada. El resultado es más que decepcionante — es desastroso. Sin embargo, parece haber mejorado su reputación.

Selldorf recientemente, en medio de la condena generalizada de los conservacionistas de Nueva York, demolió el pabellón de entrada de John Barrington Bayley y el patio de la fuente de John Russell Pope en el Museo Frick para crear su fea y olvidable "expansión" del popular museo — una colección permanente que no necesitaba expansión alguna. Tal complacencia con los expertos en arte, los oligarcas y los curadores de museos que intentan crear "remodelaciones" para sus museos en quiebra le ha dado cierto prestigio en el mundo del arte. Selldorf se ha convertido en la opción más segura entre algunas empresas modernistas que realizan trabajos en museos. Como Rowan Moore escribió recientemente en The Guardian, la suya "es una arquitectura casi vacía, el estilo predeterminado del buen gusto del mundo del arte internacional".

En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada - Imagen 4 de 4
Ala Sainsbury, propuesta de renovación del piso inferior por Selldorf Architects. Imagen © London National Gallery

De hecho, la renovación de la planta baja del animado salón Sainsbury de VRSB se parece mucho al interior de tercera categoría de un parque de oficinas suburbano. Un balcón en forma de S con balaustradas de vidrio liso está sostenido por cursis pilotes revestidos de madera, engordados para invocar las maravillosas columnas Venturi de arriba. En lugar del color que sugirieron los arquitectos originales para dar vida a la escalera gris, Selldorf pintó todo en cáscara de huevo — lo suficientemente seguro para un cambio de imagen de HGTV, pero apenas colorido. Esta es una Wimpyburger que debería haber sido una Big Mac, y mucho menos una elegante hamburguesa White Towers de la década de 1930. El tipo de buen gusto que cocina Selldorf debe venir con una gran dosis de salsa sriracha, ya que no hay carne en el pan. Ni siquiera frijoles negros.

Aunque la Galería Nacional sugiere que los diseños serán examinados por "el público" antes de ser aprobados, y Selldorf supuestamente se ha "contactado" con Denise Scott Brown para obtener comentarios, esto parece un blanqueo con un poco de luz de gas para realzar el brillo. Aunque murió en 2018, Venturi sigue siendo el chivo expiatorio de los guardianes culturales que quieren relegar el posmodernismo al basurero de la historia falsa. Como he escrito antes en Common Edge, no hay excusa para las ideas estúpidas, mal informadas y destructivas de nuestros "mejores y más brillantes" arquitectos contemporáneos. Los mejores arquitectos, sin importar su estilo, raza o género, deberían trabajar para preservar obras maestras como el Sainsbury Wing de tácticas administrativas desacertadas para "actualizar" sus características muy duraderas y protegerlas de aduladores como Dottore Finaldi. Como especialista en preservación histórica, me avergüenzo de mis colegas, la mayoría de los cuales luchan por salvar grandes edificios sin importar su edad o estilo. Selldorf hace el equivalente a cambiar los pies de bola y garras y tallar sus iniciales en la parte superior de una mesa Chippendale de valor incalculable.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Hewitt, Mark Alan. "En Londres, una obra maestra de Venturi-Scott Brown está siendo amenazada" [In London, a Venturi-Scott Brown Masterpiece Is Threatened] 05 ago 2022. ArchDaily Colombia. (Trad. Rojas, Piedad) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/986634/una-de-las-grandes-obras-de-venturi-scott-brown-en-londres-es-criticada-por-la-national-gallery> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.