Rompiendo el estigma en torno a la estética de la vivienda asequible

Rompiendo el estigma en torno a la estética de la vivienda asequible

En el mundo del diseño y la planificación urbana, la estética y la funcionalidad parecen ser el centro de atención, especialmente en la forma en que se desarrollan los proyectos de vivienda a gran escala. Si bien esto puede ser algo bueno que empuja continuamente los límites modernos de lo que consideramos una vivienda, en algunos aspectos, ha arrojado una luz negativa sobre cómo percibimos y estigmatizamos el "mal diseño" en las viviendas públicas y asequibles, la estereotipación de los aspectos socioeconómicos que las hacen necesarias y el discurso discriminatorio asociados a personas que se benefician de estas políticas de vivienda.

1080 Washington Avenue en Nueva York. Imagen vía Cityrealty
1080 Washington Avenue en Nueva York. Imagen vía Cityrealty

Primero, es importante definir la diferencia entre vivienda pública y vivienda asequible, y si bien la definición de cada una varía entre ubicaciones geográficas, en un sentido amplio, a menudo se ven de manera similar. La vivienda pública contiene unidades que son de propiedad pública, financiadas con fondos públicos y cuentan con unidades permanentemente asequibles. A menudo, estos edificios son accesibles, ya que solo cobran el 30% del alquiler del ingreso de cada hogar.

La vivienda asequible es propiedad de desarrolladores privados, inversores o corporaciones no privadas, y la financiación se obtiene a través de medios públicos y privados. Solo una fracción de las unidades en estos edificios deben ser asequibles para que un proyecto sea "vivienda asequible", y solo son asequibles durante un cierto número de años, después de lo cual, las unidades pueden convertirse en precios de mercado. Pero independientemente de las condiciones financieras de estas viviendas, en ocasiones, se han asociado con diseños que contrastan con el auge de las viviendas de lujo que han estado experimentando las ciudades de todo el mundo.

La forma en que estos edificios han sido diseñados históricamente les da un aspecto y una sensación de bajo presupuesto y baja calidad de diseño. Junto con la mentalidad popular de Not In My Back Yard (NIMBY) de que la construcción de viviendas para personas de bajos ingresos en ciertos vecindarios hará que el valor de las propiedades caiga, esto se ha acumulado en la tormenta perfecta de quizás por qué hay tal escasez de viviendas para personas de bajos ingresos.

Mientras que aquellos que están en contra de la construcción de este tipo de comunidades quieren proteger sus inversiones personales, aquellos que claman por viviendas más asequibles quieren que una cantidad razonablemente proporcional de sus ingresos se destine al alquiler, al mismo tiempo que tengan un amplio acceso a buenos trabajos, escuelas de calidad y otras comodidades diarias. Pero este pensamiento bidimensional en blanco y negro sobre lo que realmente significa "asequibilidad" se traduce en la idea de que los aspectos experimentales de estas residencias no deberían importar porque ambas ideas priorizan el costo sobre el diseño.

Según esta misma lógica, la vivienda asequible no solo debería ser barata, ya que la gente pagará menos por ella, sino que también se verá visualmente económica. Los edificios resultantes tienen una estética que a veces se asemeja a una fortaleza, más que a un espacio habitable deseable.

Cortesía de Tighe Architecture
Cortesía de Tighe Architecture

En el aspecto positivo, se están construyendo una serie de nuevos proyectos que tienen como objetivo transformar el futuro de la vivienda asequible en algo menos monótono y aceptado públicamente como estéticamente agradable. Esto incluye el uso de materiales que son más comunes en la era moderna del diseño, la mejora de los espacios públicos, la activación del nivel del suelo y la ubicación estratégica de estos, entre otros, proyectos de vivienda existentes que casi compiten con los condominios de lujo recién construidos, como el Edificio Sierra Bonita, que cuesta poco más de 13 millones de dólares para construir. Además de sus 42 unidades, también ofrece un centro comunitario para ayudar a atender a las personas con discapacidades y otras organizaciones sin fines de lucro en el piso inferior.

Diseño propuesto para Holmes Tower en Nueva York. Imagen vía Cityrealty
Diseño propuesto para Holmes Tower en Nueva York. Imagen vía Cityrealty

Incluso en la ciudad de Nueva York, donde NYCHA (Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York) posee y administra más de 300 edificios que son famosos por sus lúgubres exteriores, los arquitectos han comenzado a re-imaginar no solo sus diseños futuros sino también sus políticas que podrían servir mejor a más personas. Están en marcha decenas de proyectos, incluida la muy esperada Holmes Tower, que podría llegar a ser el edificio de casas pasivas más alto del mundo. La vivienda asequible que parece lúgubre y monótona es un concepto arquitectónico obsoleto. Mientras miramos hacia el futuro de la creación de ciudades mejores y más eficientes para todos los residentes, es necesario poner un esfuerzo estético y de diseño en cada proyecto, independientemente de su uso.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Overstreet, Kaley. "Rompiendo el estigma en torno a la estética de la vivienda asequible" [Breaking Down the Stigma Around the Aesthetics of Affordable Housing] 30 ago 2021. ArchDaily Colombia. (Trad. Rojas, Piedad) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/967509/rompiendo-el-estigma-en-torno-a-la-estetica-de-la-vivienda-asequible> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.