¿Cómo utiliza Londres las tarifas de uso de las carreteras para abordar la contaminación del aire y la desigualdad?

¿Cómo utiliza Londres las tarifas de uso de las carreteras para abordar la contaminación del aire y la desigualdad?

Hace medio siglo, una neblina letal de humo y niebla, también conocida como la Gran Niebla de 1952, envolvió Londres y mató al menos a 12.000 personas. Más recientemente, en 2013, Ella Adoo-Kissi-Debrah murió a causa de la contaminación del aire. “[Ella] fue la primera persona en el mundo en que la contaminación del aire fue nombrada como la causa de su muerte”, dice Anjali Raman-Middleton, de 17 años, cofundadora de Choked Up y amiga de Ella. Pero el aire tóxico de Londres, un problema de larga data asociado con 9.000 muertes prematuras al año, es más que un problema ambiental y de salud pública.

También es una cuestión de justicia social con los londinenses más pobres que viven en las áreas más afectadas por la toxicidad del aire.
- Sadiq Khan, alcalde de Londres

Los residentes de menores ingresos de Londres –que en su mayoría no son blancos– están expuestos a niveles de contaminación equivalentes a fumar 150 cigarrillos al año, según la British Heart Foundation. Estas personas no son las únicas que enfrentan la contaminación del aire en su vida diaria. Pertenecen al 90% de la población mundial expuesta al aire contaminado, que causa alrededor de 7 millones de muertes prematuras al año como consecuencia de accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y enfermedades respiratorias crónicas y agudas.

La mayor parte de la contaminación del aire en Londres proviene del transporte por carretera, incluidos automóviles, autobuses y taxis. Cuando estos vehículos queman combustibles fósiles, liberan contaminantes tóxicos y gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono.

Durante las últimas dos décadas, los alcaldes de Londres han trabajado continuamente para revertir la trayectoria de la contaminación en la ciudad. El alcalde Sadiq Khan, elegido en 2016, impulsó recientemente la implementación de algunas de las políticas más ambiciosas para reducir la contaminación del aire en la capital inglesa. La medida más reciente, la “Zona de Emisiones Ultrabajas” (ULEZ) es finalista en la edición 2020-2021 del Premio a las Ciudades, que destaca enfoques innovadores para abordar el cambio climático y la desigualdad urbana al mismo tiempo. Actualmente, la ULEZ requiere que los conductores cumplan con estrictos estándares de emisiones de vehículos o paguen una tarifa diaria, un incentivo para que los residentes y las empresas reemplacen los vehículos altamente contaminantes con modos de transporte más limpios.

El alcalde Sadiq Khan ha presionado constantemente para una rápida implementación y expansión de ULEZ con el fin de reducir los peligrosos niveles de contaminación del aire en Londres. Foto: Autoridad del Gran Londres
El alcalde Sadiq Khan ha presionado constantemente para una rápida implementación y expansión de ULEZ con el fin de reducir los peligrosos niveles de contaminación del aire en Londres. Foto: Autoridad del Gran Londres

Salvar vidas con un aire más limpio

ULEZ es parte de un programa más amplio para hacer de Londres un lugar más equitativo para vivir, mientras que hacer frente a la emergencia climática. Lanzado en 2019, ULEZ es la culminación de casi dos décadas de políticas ambiciosas centró en gravar la contaminación del aire y reducir la congestión.

Trabajando en conjunto con otras políticas, ULEZ establece estrictos estándares de emisión de gases de efecto invernadero que los vehículos deben cumplir para circular. Los vehículos que exceden los estándares de emisiones de ULEZ pagan entre £ 12.50 y £ 100 ($ 17.50 a $ 140) para conducir en el área de 21 kilómetros cuadrados que cubre el centro de Londres. Un sistema de cámaras asegura que los vehículos se facturen correctamente. En octubre de 2021, ULEZ ampliará el área de cobertura a las principales vías circulares de la ciudad, alcanzando una superficie de 360 ​​kilómetros cuadrados.

Las fronteras de ULEZ en el centro de Londres están bien demarcadas, lo que garantiza que todos los peatones, ciclistas y automovilistas sepan que están ingresando a la Zona de Emisiones Ultra Bajas. Foto: Centro Ross de WRI para Ciudades Sostenibles
Las fronteras de ULEZ en el centro de Londres están bien demarcadas, lo que garantiza que todos los peatones, ciclistas y automovilistas sepan que están ingresando a la Zona de Emisiones Ultra Bajas. Foto: Centro Ross de WRI para Ciudades Sostenibles

Para la ejecución de ULEZ fue fundamental el carácter gradual y complementario de las políticas implementadas por administraciones anteriores. Aunque originalmente se enfocaba exclusivamente en reducir la congestión, las tarifas se expandieron gradualmente para incorporar medidas de reducción de emisiones para vehículos grandes y luego para todos los vehículos, con estándares cada vez más estrictos.

Además de complementar las políticas anteriores, ULEZ forma parte de un paquete más completo de medidas de movilidad limpia en Londres. Estas medidas incluyen la modernización de la flota de autobuses públicos, la electrificación de los taxis, la construcción de infraestructura para bicicletas y el cierre de calles en los horarios de bajada y recogida de los niños en las escuelas. Como resultado, los 3,2 millones de residentes del centro de Londres se benefician de un aire más limpio, flotas de vehículos de mayor calidad y una mejor infraestructura para el transporte no motorizado. El número de escuelas expuestas a niveles peligrosos de contaminación se redujo de 455 en 2016 a 14 en 2019, y los espacios protegidos para el ciclismo casi se triplicaron. Un estudio realizado 10 meses después de la introducción de ULEZ encontró que cada día un 49% menos de vehículos contaminantes llegaban al centro de Londres, el equivalente a 44.100 vehículos. Paralelamente, las emisiones de CO2 del transporte por carretera disminuyeron un 6% y las concentraciones de NO2 un 44%.

Fuera del centro de Londres, cerrar las calles a los automóviles fomenta el caminar y el ciclismo al tiempo que reduce la contaminación del aire local. Foto: Centro Ross de WRI para Ciudades Sostenibles
Fuera del centro de Londres, cerrar las calles a los automóviles fomenta el caminar y el ciclismo al tiempo que reduce la contaminación del aire local. Foto: Centro Ross de WRI para Ciudades Sostenibles

Transport for London (TfL), la agencia del gobierno local responsable de la red de transporte de Londres, estima que las políticas de la ciudad, incluido ULEZ, ayudarán a prevenir 1,2 millones de nuevos ingresos hospitalarios relacionados con la contaminación del aire para 2050, lo que ahorrará al Servicio Nacional de Salud del Reino Unido y a los sistemas de bienestar £ 5 mil millones ($ 7 mil millones) y reducir el costo económico anual de $ 4,6 mil millones de la contaminación del aire en el Reino Unido.

Nadie se queda atrás

Dado que las personas y los vecindarios de bajos ingresos son los más afectados por el aire tóxico en Londres, ULEZ y los paquetes de políticas relacionados garantizan que los beneficios de una mejor calidad del aire se distribuyan de manera justa en toda la ciudad, especialmente en los vecindarios que dependen más del transporte público y están más cerca a las carreteras arteriales. Como resultado, se estima que estas políticas y ULEZ reducirán la disparidad en la exposición a la contaminación del aire entre los vecindarios más y menos contaminados en un 85% para 2030.

John Lowe, un médico y padre con sede en Londres, explicó a WRI que, “Como padre, [ULEZ] es muy importante porque mis hijos vayan a una escuela al lado de una avenida principal muy transitada, así que fui particularmente consciente de eso. También como médico, sé que los niños son más vulnerables a los efectos de la contaminación”.

Los ingresos generados por ULEZ y otras políticas también ayudaron a la Autoridad del Gran Londres a invertir $ 105 millones en la modernización o compra de nuevos autobuses públicos, que ahora cumplen con los estándares de ULEZ, convirtiendo a Londres en la ciudad con la mayor flota de autobuses eléctricos de Europa. A escala comunitaria, el Fondo para la Calidad del Aire de la Alcaldía de $ 30 millones apoya proyectos liderados por los vecindarios, incluidas las calles con bajas emisiones y la expansión de las redes de bicicletas.

Un aspecto importante de la implementación de ULEZ y las políticas que lo precedieron fueron las medidas para facilitar la adaptación a estándares de emisión más estrictos. La Autoridad del Gran Londres llevó a cabo una serie de Evaluaciones Integradas de Impacto y extensas reuniones de partes interesadas, talleres, grupos de enfoque y consultas públicas. Este trabajo influyó en la creación de un fondo de $ 60 millones para ayudar a ciertos grupos, incluidas las pequeñas empresas, los residentes de bajos ingresos y las personas con discapacidades a reemplazar los vehículos que no cumplían con los estándares.

Un punto de inflexión para la acción colectiva

Hoy, ULEZ tiene altas tasas de aceptación pública y compromiso político, lo que contribuye a su impresionante éxito. Pero ese nivel de compromiso público no siempre existió. La opinión pública solo cambió después de la implementación del primer esquema de tarifas por congestión en 2003, que tuvo lugar casi medio siglo después de la Gran Niebla de 1952.

El lanzamiento de ULEZ estuvo acompañado de amplias campañas de comunicación pública, fundamentales para su éxito. “Estas [campañas] realmente ayudan a cambiar la mentalidad de la gente”, dijo Shirley Rodrigues, vicealcaldesa de Medio Ambiente y Energía.

ULEZ y sus políticas predecesoras subrayan la importancia de los enfoques dirigidos por el gobierno que trabajan en estrecha colaboración con la comunidad científica y las partes interesadas locales. Al trabajar juntos, desarrollan una sólida base de pruebas y aumentan la conciencia y la comprensión de las personas. Además, el personal dedicado y calificado ha sido clave para mantener una visión participativa a largo plazo a medida que cambian las administraciones municipales.

“Hemos aprendido que hay que asegurarse de que la gente entienda bien los beneficios económicos y para la salud, que tenga los incentivos y desincentivos adecuados y que ofrezca alternativas a las personas”, añadió Rodrigues. “Para nosotros, por ejemplo, era un sistema de transporte público, pero también a pie y en bicicleta”.

La desigualdad urbana y el cambio climático son a menudo problemas difíciles de abordar para las ciudades por sí solas, pero ULEZ y sus políticas relacionadas muestran que es posible actuar de manera efectiva en desafíos de relevancia global también a escala local. El objetivo de Londres es que, para 2041, el 80% de todos los viajes en la ciudad se realicen a pie, en bicicleta o en transporte público. Hoy, la ciudad se está acercando a la visión de convertirse en un lugar más limpio, saludable y justo para vivir.

Vía WRI Brasil.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Maassen, Madeleine. "¿Cómo utiliza Londres las tarifas de uso de las carreteras para abordar la contaminación del aire y la desigualdad?" [Como Londres usa taxas pelo uso das vias para combater a poluição do ar e a desigualdade] 12 ago 2021. ArchDaily Colombia. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/966712/como-utiliza-londres-las-tarifas-de-uso-de-las-carreteras-para-abordar-la-contaminacion-del-aire-y-la-desigualdad> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.