El papel de la arquitectura en una Oportucrisis: de herramienta de trabajo a herramienta de transformación social

El papel de la arquitectura en una Oportucrisis: de herramienta de trabajo a herramienta de transformación social

Este artículo es una colaboración de Colectivo RE y fue publicado originalmente el 02 de agosto de 2020 en la segunda edición de Huevo de pato, una publicación que tiene por objetivo compartir pensamientos y experiencias como estrategia hacia la democratización del saber y del hacer.

Los primeros registros de ollas comunes en Chile remontan a los años 30, cuando la crisis económica norteamericana impulsó la decadencia de la industria salitrera chilena, dejando miles de desempleados [1]. Como estrategia de apoyo mutuo, estos se unieron entre ellos y con sus familias para garantizar alimentación para todos. Pero si bien estas instancias servían para satisfacer momentáneamente el hambre de muchas y muchos chilenos, el principal impacto de las ollas comunes era (y todavía es) la construcción de una colectividad que contiene en sí misma el poder de la protesta y del empoderamiento de quienes la compone – el compartir se extiende de la comida a las ideas y a los ideales, ósea de la necesidad de sobrevivir a la necesidad de vivir en libertad y con dignidad. [2]

Ollas comunes para alimentar cesantes, 1932 - Zig-Zag. Santiago _ Zig-Zag, 1905-1964. 60 volúmenes, número 1428, (2 julio 1932), página 30. Image vía Huevo de Pato
Ollas comunes para alimentar cesantes, 1932 - Zig-Zag. Santiago _ Zig-Zag, 1905-1964. 60 volúmenes, número 1428, (2 julio 1932), página 30. Image vía Huevo de Pato

Una crisis, como la presentada arriba, el más reciente Estallido Social o la Pandemia del Covid-19, se puede presentar como la inestabilidad de algún factor que compone la vivencia humana, amenazando el cumplimiento de sus objetivos específicos. Si una crisis es cuestionada desde su raíz, más allá de dar solución a los problemas que surgen de esa inestabilidad, se pueden construir cambios que aspiran a una transformación más profunda y de efecto en sus causas más que en sus consecuencias. La postura asumida por la población al juntarse para construir la instancia de una olla común deviene [3] de una consciencia de las dinámicas políticas y sociales que están por detrás de su realidad y de la intención de generar cambios efectivos en esta, en conjunto. Esta postura tiene por detrás un cuestionamiento crítico y permite generar una oportunidad desde la crisis, que es lo que plantea el concepto de Oportucrisis.

Como Colectivo RE, adoptamos esta postura en nuestro método de trabajo, porque nos permite evolucionar como equipo y como individuos, pero también nos cuestionamos como podemos aplicarla en el desarrollo de los proyectos que integramos a través de una herramienta: la Arquitectura.

Todas las escalas de acción de la Arquitectura, desde el territorio a la vivienda, están sujetas a dinámicas sociales, políticas, económicas y culturales que definen distintas formas de habitar los espacios. La Arquitectura no tiene la capacidad de dictar estas dinámicas por sí sola. Sin embargo, es una herramienta que puede construir circunstancias alternativas que, si son reconocidas y aceptadas por una sociedad, pueden efectivamente conllevar a una reestructuración de las dinámicas que la definen.

Intervención Plaza de la Dignidad - Colectivo Por un Habitar Digno - 2019. Image vía Huevo de Pato
Intervención Plaza de la Dignidad - Colectivo Por un Habitar Digno - 2019. Image vía Huevo de Pato

Esto significa que la interpretación de esas alternativas, así como de la realidad existente, siempre va a depender de los valores y de las dinámicas de poder vigentes. Por ejemplo, una de las demandas más visibilizadas durante el Estallido Social es el derecho de todos a una vivienda digna. Desde la acción de la Arquitectura, se pueden planificar viviendas de mejor calidad material y espacial, pero si no se definen políticas que garanticen el derecho a esta de forma igualitaria, la Arquitectura se vuelve insuficiente como respuesta a la demanda.

Desde el comienzo del Estallido Social que la postura de Oportucrisis asociada a las ollas comunes se volvió muy evidente. Además de estas, otras actividades colectivas que buscan el apoyo mutuo y la construcción de valores en conjunto, como cabildos y asambleas abiertas, se han vuelto recurrentes. En estas, las y los chilenos han estado construyendo su oportunidad de tener un país cuyas bases ideológicas les proporcionen un desarrollo integral, ya que el acumular de decisiones políticas tomadas desde que empezó la dictadura ha obviado el desarrollo social y cultural, y se ha enfocado en un desarrollo de la economía que ha forjado una sociedad con derechos y oportunidades desiguales.

El Punto X, que surgió en 2018 de un trabajo conjunto de RE con los vecinos del barrio Cordillera, en Valparaíso, fue pensado como herramienta de soporte a esta postura oportucrítica que es la colectividad: compuesto por una pizarra, repisas y un soporte de fijación de afiches, la estructura se presenta como un dispositivo que promueve no solo la comunicación barrial sino también, el intercambio de objetos. Al asumir esta postura dentro del mismo proceso de conceptualización y diseño del Punto X, se generó la oportunidad de responder a otra crisis identificada durante el mapeamiento de necesidades: la falta de soluciones para residuos con posibilidad de trueque.

Cerro de residuos de construccion - Instalaciones de Revaloriza Chile, Colmo, Chile - Colectivo RE - 2020. Image vía Huevo de Pato
Cerro de residuos de construccion - Instalaciones de Revaloriza Chile, Colmo, Chile - Colectivo RE - 2020. Image vía Huevo de Pato

Es fácil entender la capacidad de la Arquitectura de aportar a cambios positivos en otras áreas y actividades que componen el habitar, las relaciones humanas y la relación del ser humano con su entorno. Pero es necesario admitir que, aunque muchas veces no sea planteada con determinado objetivo específico, la Arquitectura puede terminar contribuyendo para una transformación con consecuencias negativas. La contaminación causada por sistemas y materiales constructivos actuales (como el hormigón y las estructuras metálicas), además de la precaria e insuficiente gestión de los residuos producidos en las obras son dos ejemplos de consecuencias directas de la actividad de la Arquitectura que han contribuido ampliamente para la crisis Medioambiental. La automatización de las formas de producción de materiales conlleva a la desvalorización de oficios tradicionales, por ende, a la extinción de estos, colocando en crisis algunas culturas. Aunque la actividad de la Arquitectura en estos casos no haya sido pensada para contribuir para estas crisis, es evidente la responsabilidad que tiene en su desarrollo.

La Arquitectura no contiene en si misma soluciones para las crisis que sacuden la vida humana, pero es incapaz de asumirse como neutra, ya que desde un cambio o desde la inmutabilidad [4] siempre tiene un impacto. En un momento de crisis, en que la transformación es necesaria, ya sea desde la acción o desde el pensamiento y la perspectiva como enfrentamos el problema, es la capacidad de cuestionar de forma critica las consecuencias de nuestras acciones lo que nos permite generar un cambio positivo.

Huevo de Pato es una publicación de contenido acotado, de lectura inclusiva, de acceso gratuito y código abierto, con publicaciones propias y externas. Tal como la expresión chilena, Huevo de Pato se presenta como un engaño, sin embargo resulta ser una ironía construida desde una crítica hacia los medios de comunicación tradicionales. El objetivo: compartir pensamientos y experiencias como estrategia hacia la democratización del saber y del hacer. 

Notas

  • [1] Durante la segunda mitad de la década de 1920, Chile obtuvo créditos con los EUA para invertir en la modernización de infraestructura necesaria al desarrollo de la industria salitrera. Con la caída de la Bolsa de Nueva York en 1929, que conlleva a la mayor crisis económica del país norteamericano, también llamada de Gran Depresión, se derrumbaron las exportaciones de salitre y cobre como consecuencia de la caída de los precios internacionales de mercancías, provocada por una falta de liquidez. “El Impacto De La Gran Depresión En Chile (1929 - 1932),” Memoria Chilena, http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-601.html.
  • [2] Clarisa Hardy, Hambre + Dignidad = Ollas Comunes, 1 ed. (PET, 1986), 198.
  • [3]“En filosofía el devenir es la posibilidad de cambio de una cosa que tiene que ser, que existe”. Es el proceso por el que en el curso del tiempo, las cosas y los seres se hacen o transforman. P. Fitzgerald, “Four Kinds of Temporal Becoming” [Cuatro tipos de devenir temporal], Philosophical Topics 13 1985, pp. 145-177.
  • [4] inmutabilidad: adj. No mudable, que no puede ni se puede cambiar. https://dle.rae.es/ inmutable

Sobre este autor/a
Cita: Sara Pereira. "El papel de la arquitectura en una Oportucrisis: de herramienta de trabajo a herramienta de transformación social" 03 ago 2021. ArchDaily Colombia. Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/965899/el-papel-de-la-arquitectura-en-una-oportucrisis-de-herramienta-de-trabajo-a-herramienta-de-transformacion-social> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.