Las islas de calor urbano son cada vez más peligrosas, pero los arquitectos y urbanistas tienen soluciones

Las islas de calor urbano son cada vez más peligrosas, pero los arquitectos y urbanistas tienen soluciones

Para este mes, The Dirt y el autor Jared Green comparten con nosotros un estudio sobre las islas de calor urbanas, que explora nuevos enfoques diseñados para reducir sus temperaturas y ayudar a las comunidades a adaptarse a un mundo más cálido, en tres ciudades: Nueva York, Copenhague y Abu Dhabi.

Las temperaturas globales están aumentando, el año 2020 empató con el 2016 como el más caluroso jamás registrado. Desde el siglo XIX, el planeta se ha calentado 1,2 °C. Dentro del entorno construido, que suele estar formado por vidrio, acero, asfalto y hormigón, las peligrosas islas de calor urbanas están aumentando los riesgos de estrés térmico. Las comunidades de pocos recursos corren un riesgo especial, ya que a menudo carecen de árboles y espacios verdes para mitigar los efectos.

Según Devanshi Purohit, director asociado de diseño urbano de CBT Architects, que dirigió una sesión en la conferencia virtual nacional de la Asociación Americana de Planificación (APA), el calor extremo es la principal causa de muerte por motivos climáticos en EE.UU., más que el aumento del nivel del mar, las inundaciones, la sequía y otros impactos. Pero, curiosamente, el calor extremo no recibe la atención que merece. La reducción de las islas de calor urbanas debería ser un punto central en el urbanismo y la arquitectura.

En tres ciudades -Nueva York, Copenhague y Abu Dhabi- se han diseñado nuevos enfoques para reducir las temperaturas urbanas y ayudar a las comunidades a adaptarse a un mundo más cálido.

En la ciudad de Nueva York existe una oficina en la alcaldía para la resiliencia, y su subdirectora es Daphne Lundi, encargada de la resiliencia social. Lundi estudia cómo aprovechar los sistemas de apoyo comunitarios para reducir los riesgos del impacto climático.

Lundi dijo que, por término medio, las ciudades pueden ser hasta 22°F más cálidas que las zonas naturales circundantes. Además, los apartamentos y las casas sin aire acondicionado pueden estar a 20°F más calientes que en el exterior. Por eso, cada año en la ciudad de Nueva York, más de 1.100 personas son hospitalizadas por estrés térmico y más de 100 mueren.

Los niveles de riesgo de calor varían según el barrio. A través del Índice de Vulnerabilidad al Calor, creado en colaboración con la Universidad de Columbia, el gobierno de la ciudad entiende ahora que 3,4 millones de neoyorquinos son altamente vulnerables (ver imagen). "El riesgo se basa en factores ambientales, como la cantidad de espacios verdes, pero también está ligado a la pobreza y la raza", explicó Lundi. Su departamento identificó a los residentes negros de bajos ingresos y de edad avanzada como los que corren mayor riesgo de enfermar o morir a causa del calor extremo.

Un estudio de caso exclusivo sobre la vulnerabilidad a la mortalidad relacionada con las olas de calor en la ciudad de Nueva York (2000-2011) / Jaime Madrigano, Rutgers, Universidad Estatal de Nueva Jersey; Kazuhiko Ito, Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York; Sarah Johnson, Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York; Patrick Kinney, Universidad de Columbia. Imagen cortesía del Departamento de Protección Ambiental de la Ciudad de Nueva York
Un estudio de caso exclusivo sobre la vulnerabilidad a la mortalidad relacionada con las olas de calor en la ciudad de Nueva York (2000-2011) / Jaime Madrigano, Rutgers, Universidad Estatal de Nueva Jersey; Kazuhiko Ito, Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York; Sarah Johnson, Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York; Patrick Kinney, Universidad de Columbia. Imagen cortesía del Departamento de Protección Ambiental de la Ciudad de Nueva York

En 2017, NYC lanzó su plan Cool Neighborhoods, su primer plan para combatir el calor extremo, y asignó 100 millones de dólares para inversiones específicas en infraestructura verde y plantación de árboles en barrios de alto riesgo.

Los que corren más riesgo son los que están en el hogar y tienen problemas de salud física y mental. Por ello, como parte del esfuerzo, la ciudad se centra en aumentar la preparación ante el riesgo mediante la formación de los auxiliares de salud a domicilio que trabajan con los ancianos, ayudándoles a identificar "los primeros signos de estrés por calor y de enfermedad temprana".

La ciudad de Nueva York también ha puesto en marcha la campaña "Be a Buddy", cuyo objetivo es ofrecer apoyo a los neoyorquinos menos asequibles. Según Lundi, durante las olas de calor, el programa aprovecha los "viejos lazos" y activa un sistema en el que las personas controlan a los vecinos que pueden estar confinados en sus hogares. "El sistema aprovecha a los mensajeros de confianza. Eso también se utilizó durante la pandemia".

Be a Buddy. Imagen cortesía de la Oficina de Resiliencia del Alcalde de Nueva York
Be a Buddy. Imagen cortesía de la Oficina de Resiliencia del Alcalde de Nueva York

La ciudad está pintando los tejados de blanco para reflejar más calor en la atmósfera. Han mejorado el acceso a los centros de refrigeración. También se han comprado aparatos de aire acondicionado para los residentes con bajos ingresos y vulnerables al calor. Hasta la fecha, la ciudad ha instalado 74.000 aparatos de aire acondicionado en los hogares de los residentes y también ha creado un programa de asistencia a los servicios públicos, que ofrece una subvención de 30 dólares al mes durante los meses más calurosos, para garantizar que los nuevos aparatos de aire acondicionado se utilicen realmente.

Ahora, en Copenhague, Dinamarca, Rasmus Astrup, director y socio de SLA, una firma de arquitectura paisajística y diseño urbano, explicó que las ciudades, con todas sus superficies de calentamiento, son en realidad parte del problema climático: amplifican los impactos y generan más calor... "Las ciudades, tal y como se planifican y diseñan ahora, no tienen sentido y crean muchos problemas nuevos".

La naturaleza, que es autosuficiente y resistente, ofrece las mejores estrategias para hacer frente al calor extremo. "La naturaleza es más inteligente, así que tenemos que repensar las ciudades y hacerlas más verdes".

Señaló que dijo ecológico y no solo verde, porque el cambio climático también está afectando negativamente a la biodiversidad, que sustenta toda la vida en la Tierra. Las soluciones urbanas verdes son necesarias no sólo para combatir las islas de calor, sino también para apoyar la biodiversidad.

Astrup se centró en las plazas Bryggervangen y Sankt Kjeld de Copenhague como solución para hacer frente a varios problemas climáticos a la vez: el calor, las inundaciones y la pérdida de biodiversidad. En pocas décadas, "Copenhague tendrá un clima similar al de Barcelona en España", por lo que Astrup cree que se necesitan urgentemente más lugares como éste.

Una rotonda estándar en un barrio con muy poca naturaleza se transformó en una zona boscosa, y "a los ingenieros de tráfico también les encantó", debido a que SLA integraba carriles de bicicleta y líneas de ferrocarril.

Bryggervangen y Sankt Kjelds Square en Copenhague. Imagen cortesía de SLA
Bryggervangen y Sankt Kjelds Square en Copenhague. Imagen cortesía de SLA

Astrup describió el proyecto como una "adaptación climática azul-verde", que ha creado un paisaje biodiverso que reduce inteligentemente el calor y gestiona las aguas pluviales. "Cada esquina tiene ahora un espacio verde".

Bryggervangen y Sankt Kjelds Square en Copenhague. Imagen cortesía de SLA
Bryggervangen y Sankt Kjelds Square en Copenhague. Imagen cortesía de SLA

Otro resultado es un nuevo sentido del lugar para esta comunidad en Copenhague. Se trata de un proyecto de adaptación al clima con el que la gente puede conectar.

Bryggervangen y Sankt Kjelds Square en Copenhague. Imagen cortesía de SLA
Bryggervangen y Sankt Kjelds Square en Copenhague. Imagen cortesía de SLA

Kishore Varanasi, director de diseño urbano de CBT, captó la atención del público en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos). Abogó por un diseño basado en la evidencia para afrontar los retos del calor.

"Nos estamos calentando, pero ¿qué estrategias podemos utilizar para solucionar el problema? Los edificios, los autos y el asfalto hacen que las comunidades se calienten más, por lo que necesitamos una estrategia por capas para hacer frente a las fuentes de calor". Hay enfoques basados en el sombreado, la evaporación, la convección y la conducción.

En el caso de Varanasi, el Índice Universal de Clima Térmico es una herramienta útil para medir el calor ambiental y su impacto en nosotros. "Podemos soportar hasta 30 °C (86 °F) cómodamente, pero no mucho más que eso".

En Abu Dhabi, las temperaturas veraniegas pueden ser extremas ya a última hora de la mañana, superando las zonas de confort humano. Para reducir el estrés por calor, CBT ha estado trabajando con las partes interesadas de la ciudad para crear "vías y zonas frescas".

Como en Abu Dhabi no hay suficiente agua para cultivar grandes árboles que nos protejan del sol, CBT ha diseñado estructuras arquitectónicas de sombra que proporcionan "sombra intermitente". Por ejemplo, un peatón que camine por un carril estará un minuto a la sombra y otro al sol. "La gente puede aguantar un minuto a alta temperatura". Las estructuras también están inclinadas para dar sombra en diferentes momentos del día.

Varanasi dijo que los espacios entre edificios pueden transformarse en zonas frías pasivas sin mucho esfuerzo. El sombreado vertical, los muros verdes y el pavimento reflectante, junto con los nebulizadores, ayudan a crear zonas térmicamente confortables que también pueden ser "encantadoras por la noche".

El panel concluyó que, aunque el cambio climático es un problema global, las soluciones al calor extremo deben ser locales. "Tenemos que entender el contexto medioambiental y socioeconómico", dijo Varanasi.

Lundi señaló que los nuevos desarrollos suelen estar diseñados para ser resistentes al clima, pero las ciudades están compuestas en su mayoría por edificios antiguos. "También tenemos que llevar nuestros barrios más antiguos al futuro".

También merece la pena consultar un completo informe reciente del Urban Land Institute: Scorched: Extreme Heat and Real Estate, que describe con más detalle las repercusiones regionales y las soluciones en Estados Unidos.

Este artículo se publicó originalmente en The Dirt.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Green, Jared. "Las islas de calor urbano son cada vez más peligrosas, pero los arquitectos y urbanistas tienen soluciones" [Urban Heat Islands Are Increasingly Dangerous, But Planners and Designers Have Solutions] 04 jul 2021. ArchDaily Colombia. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/964018/las-islas-de-calor-urbano-son-cada-vez-mas-peligrosas-pero-los-arquitectos-y-urbanistas-tienen-soluciones> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.