Controlar el entusiasmo: reconociendo las limitaciones

Controlar el entusiasmo: reconociendo las limitaciones

Este artículo se publicó originalmente en Common Edge.

En 2005, mientras era estudiante de arquitectura en Columbia, mis compañeros de clase quedaron alucinando cuando acudieron en masa a un estudio de arquitectura cuya misión era diseñar un Museo Guggenheim completamente nuevo en Governors Island. Debo admitir que la perspectiva de exhibir un espectáculo para el show de fin de año de Columbia fue seductora. Pero realizar una investigación para esa clase solo requería viajes en metro y ferry y en ese mismo momento se estaba presentando la oportunidad de ir a Roma a estudiar un programa sobre preservación histórica. Decidí dejar de crear formas icónicas con papel para Nueva York y tomé la decisión de viajar a la Esposizione Universale Roma durante una semana ese otoño.

Benito Mussolini también tenía en mente los "íconos" cuando propuso el Esposizione Universale Roma (EUR), aunque lo dijo como un emblema de un movimiento afortunadamente fallido. El objetivo de nuestra clase era crear adiciones a la arquitectura fascista que reconocieran el contexto histórico sin alabar sus orígenes. Los profesores Paul Bentel y Craig Konyk juntaron estudiantes de arquitectura y preservación, asignando dúos a diferentes sitios. Encargado de expandir el Palazzo dei Congressi diseñado por Adalberto Libera, mi colaboradora, Sabine van Riel, y yo nos preguntamos: ¿Cómo lidias con un elemento tan cargado de emociones como este? ¿Lo aceptas? ¿Lo rechazas? ¿Tus decisiones tienen ramificaciones políticas? ¿Qué lenguaje arquitectónico funcionó mejor con este elemento en términos puramente formales?

En la exposición de fin de año de Columbia, nuestras colaboraciones generacionales fueron tan llamativas como la autoexpresión sin límites que presentaron los estudiantes de Guggenheim. Desde que me deleité con esos resultados, me he encontrado ideando diferentes respuestas a las preguntas de la reutilización adaptativa durante los últimos 15 años.

Museo de Arte Chazen, Universidad de Wisconsin / Machado Silvetti. Imagen © Anton Grassl
Museo de Arte Chazen, Universidad de Wisconsin / Machado Silvetti. Imagen © Anton Grassl

Hice un compromiso más formal con el tema después de saber que la mayoría de los términos subyacentes a la clase EUR databan del ensayo de Rodolfo Machado de 1976 "Old Buildings as Palimppsest". La comparación de Machado de los edificios con los textos literarios que podrían ampliarse, reconfigurarse e incluso suprimirse resonó profundamente en mí. Solicité un trabajo en la oficina de arquitectura de Machado Silvetti, me contrataron y tuve la oportunidad de trabajar en la expansión del Museo de Arte Chazen, en la Universidad de Wisconsin, Madison. El nuevo edificio se une al original diseñado por Harry Weese a través de una galería de puente en el tercer piso que también emplea el revestimiento de piedra caliza de Weese para que parezca una fachada unificada. Los volúmenes que rodean el puente son materialmente diversos, no solo para evitar copiar a Weese, sino también para crear una mayor sensación de apertura entre el museo y el campus. Esos temas se amplifican en el interior, donde una cortina diseñada por Petra Blaisse suaviza pero no oscurece el vestíbulo, además paredes de vidrio y una serie de intersecciones de materiales se detallan con cariño.

Desde que abrí mi propio estudio en Boston, he dedicado una buena parte de mi oficio a reinterpretar, modernizar y expandir lugares históricamente sensibles. La filosofía de Machado, trabajando en conjunto con el diverso parque de edificios del noreste, ha dado poder a una variedad de respuestas que quizás no hubiera concebido de la nada. Por ejemplo, para el vestíbulo de un edificio de oficinas de Boston inspirado en el ayuntamiento, un interior con paneles y empapelados ayudó al edificio brutalista a hacerse pasar por un bufete de abogados de los años 80. Un espacio prismático totalmente blanco ahora complementa los ángulos del exterior e invita a los transeúntes a repensar la relevancia del edificio.

 El Estudio Kripper convirtió un antiguo centro comercial en Cultivate, un dispensario de cannabis. Imagen © John Horner
El Estudio Kripper convirtió un antiguo centro comercial en Cultivate, un dispensario de cannabis. Imagen © John Horner

Más recientemente, la supresión me pareció la postura más apropiada en Framingham, un suburbio al oeste de Boston, donde el dispensario de cannabis Cultivate llegó a nuestro estudio para elegir el sitio y el diseño de un antiguo restaurante de centro comercial ubicado junto a una carretera suburbana. Para transmitir el nuevo programa del edificio a los viajeros, envolvimos el volumen existente en dos anchos de aluminio corrugado pintado de blanco, lo que le dio a la estructura un parapeto altísimo en las cuatro elevaciones. Al cubrir las superficies con los gráficos verdes característicos de la marca, la fachada se transforma efectivamente en una valla publicitaria de doble altura.

En lugar de sentir que trabajar con un edificio existente frena el potencial creativo de un proyecto, encuentro que navegar entre limitaciones forja nuevos caminos de diseño. Pero al igual que los sitios que uso para mis trabajos de reutilización adaptativa, que se están volviendo cada vez más llenos de historia y matizados, estoy cada vez más preocupado por la disciplina. Las vías creativas para la reutilización adaptativa parecen estar estrechándose y, una vez más, la arquitectura estelar puede tener algo que ver con eso.

El hecho de que esta arquitectura estelar esté surgiendo en el campo con un gusto recién descubierto no es una observación trascendental. Los orígenes de este fenómeno reciente se han desglosado en este sitio web. En los últimos 10 años, sin embargo, se ha dibujado como nunca antes una falsa equivalencia entre la arquitectura estelar y una intervención arquitectónica adecuada.

Puedo señalar la fecha de nacimiento de este ciclo precisamente hasta el 2010, porque en agosto de ese año, Rem Koolhaas puso oficialmente la preservación en su punto de mira en la Bienal de Venecia. Mi alma mater capturó los pensamientos cristalizados de Rem sobre el tema el año anterior. En esa presentación se podía oír al hombre tratando de distanciarse de la implosión económica que estaba teniendo lugar en ese momento: que los edificios de Frank Gehry encarnan el capital globalizado tóxico que causó la Gran Recesión; que el propio Rem también estaba más interesado en la preservación, así como en los edificios "genéricos" que no hacen "nada"; que los proyectos anteriores de OMA han sido mal etiquetados como iconos de la arquitectura estelar cuando en realidad eran culturalmente sensibles; que la programación siempre fue más importante que la forma; que la revitalización del tejido histórico a través de la programación ofrece un camino para alejarse de la arquitectura de las celebridades.

Rem profesó la esperanza de que la Gran Recesión traería "más planificación, más pensamiento y más sentimiento, incluso en la arquitectura", lo cual no es muy diferente de la visión del mundo que aprendí de Machado. Pero la conclusión más clara de esa conferencia fue el argumento de que la preservación se había salido fuera de control, para abarcar edificios que eran demasiado nuevos y demasiado mediocres para merecer necesariamente protección legal. Y que las ciudades se habían calcificado en bienes de lujo en el proceso.

Mientras Rem afirmaba que el diseño "sin forma" permitiría a los arquitectos defender la auténtica experiencia urbana... la realidad es que él y sus seguidores no administraron humildemente el histórico entorno construido.

Aunque Rem afirmaba que el diseño "sin forma" permitiría a los arquitectos defender la auténtica experiencia urbana y prosperar creativamente, en este mundo obsesionado por la preservación, la realidad es que él y sus seguidores no administraron humildemente el histórico entorno construido. En las exposiciones y proyectos del último decenio, y a veces bajo la cobertura de la sostenibilidad o la reurbanización urbana, esos arquitectos dejaron una huella especialmente grande en los edificios vernáculos, en formas que no necesariamente frenan el aburguesamiento de las ciudades. Darle a un edificio común y corriente el tratamiento de icono puede, en efecto, aumentar su relevancia cultural, pero uno tiene la sensación de que estos ejemplos atacan a la preservación y se adhieren a la arquitectura estelar como nunca antes.

Todos sabemos que Rem hace lo que quiere y le adapta una conveniente narración más tarde. Pero la Rem-ificación de la reutilización adaptativa merece una inspección más cercana. Hay una brecha significativa entre lo que se dijo en 2010 y lo que tuvo lugar en el mundo de la reutilización adaptativa de alto concepto y amigable con los medios en la última década. Ahora debería haber suficiente evidencia para determinar si las escuelas de pensamiento de Machado y Koolhaas han divergido realmente en una revancha de Ruskin vs. Viollet-le-Duc. Al hacerlo, también podemos averiguar cuál de estas mentalidades es la más adecuada para manejar los tipos de edificios al por mayor - centros comerciales, tiendas de venta al por menor en la calle, sedes de oficinas tradicionales - que Covid-19 ha ido reduciendo y convirtiendo en objetos.

Sobre este autor/a
Cita: Kripper, Amir. "Controlar el entusiasmo: reconociendo las limitaciones" [Curb Your Enthusiasm: In Praise of Constraints] 13 dic 2020. ArchDaily Colombia. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/953175/controlar-el-entusiasmo-reconociendo-las-limitaciones> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.