Lo que podemos (y no podemos) aprender de Copenhague

Lo que podemos (y no podemos) aprender de Copenhague

Este artículo fue publicado originalmente en Common Edge

Pasé cuatro días gloriosos en Copenhague el 2017 y me fui con un caso agudo de envidia urbana. (No dejaba de pensar: es como... un puerto americano, excepto que mejor.) ¿Por qué no podemos hacer ciudades como esta en los Estados Unidos? Esa es la pregunta que un nerd urbano como yo hace mientras pasea por las famosas calles peatonales, mientras hordas de daneses rubios y en bicicleta pasan rápidamente.

Copenhague es una de las ciudades más civilizadas del planeta. La "más habitable" del mundo, como se le llama algunas veces, con alguna justificación. (Aunque un pariente danés me advirtió: "Pasa unas semanas aquí en enero antes de decir eso.) Pero el aparentemente fácil civismo, el asombroso nivel de gracia de Copenhague, no es un accidente de lugar o casualidad. Es el producto de una creencia compartida que trasciende el diseño urbano, a pesar de que la ciudad es un verdadero laboratorio para casi todas las mejores prácticas en el campo.

Un grupo de nosotros había sido invitado a la capital danesa por el Instituto Gehl, fundado por la práctica de Jan Gehl, el renombrado arquitecto y visionario urbano. Nuestra misión - agradable, por decir lo menos - era observar, reflexionar, pensar en las formas en que la historia de éxito de Copenhague podría ser reproducida en nuestras ciudades al regresar.

Había mucho de lo que nuestros anfitriones podían estar orgullosos. Copenhague es justamente conocida por su cultura de la bicicleta. La mitad de sus residentes se desplazan al trabajo en bicicleta (con nieve o con sol), un gran número incluso para Europa y una totalmente impensable para los americanos que la visitan. Incluso con los grandes avances recientes, menos del 1% de los empleados de EE.UU. van en bicicleta a sus trabajos.

Los ciclistas se desplazan al trabajo en Copenhague, con nieve o con sol. Image © Kaitlin Johnson
Los ciclistas se desplazan al trabajo en Copenhague, con nieve o con sol. Image © Kaitlin Johnson

Las ciclovías de Copenhague son extensas, y la mayoría de ellas proporcionan algo crítico para la seguridad: la separación física. Pero incluso las vías sin protección poseen un extraño, casi etéreo equilibrio, como si las bicicletas y los vehículos hubieran llegado a algún tipo de entendimiento cultural. Se siente tácito e inconsciente y completamente seguro, pero en realidad es un comportamiento aprendido tanto por los ciclistas como por los conductores. Los escolares de Copenhague empiezan temprano las lecciones de seguridad en la bicicleta y el entrenamiento continúa en los grados superiores.

Nuestros anfitriones de Gehl se apresuraron a señalar que las ciclovías, por muy buenas que sean, encajan con un enfoque más amplio y holístico del diseño urbano. El objetivo no es el ciclismo, en sí mismo, sino el transporte. Se trata de construir una red de opciones, con el objetivo primordial de crear una ciudad más habitable. La ecuación es bastante simple: más bicicletas equivalen a menos coches, menos ruido y menos contaminación. (Según nuestros anfitriones, se espera que la ciudad se convierta en carbono neutral para el 2025).

Esta visión de futuro de la creación de lugares no se limita al transporte. Todas las iniciativas que observamos - los parques, los espacios públicos, las calles peatonales, las ciclovías, el cómodo mobiliario urbano, la reutilización adaptativa de los edificios antiguos, incluso la plantación de árboles (¡que eliminó los espacios de estacionamiento!)- estaban conectadas con un propósito cívico más amplio: la creación de un espacio público compartido. Copenhague se siente, de una manera que ninguna otra ciudad americana lo hace, como un esfuerzo de grupo.

La rápida transformación urbana, del tipo que necesitaremos desesperadamente en el futuro, requiere un enfoque sistémico: el modelo de Copenhague. Todas las iniciativas deben reforzarse mutuamente. Y conseguir ese nivel de aceptación, ese nivel de consenso, no es en última instancia un problema de diseño, sino un desafío político y cultural.

El Puente Ciclista y Peatonal de Lille Langebro, un proyecto diseñado por WilkinsonEyre en Copenhague, Denmark. Image © Rasmus Hjortshøj
El Puente Ciclista y Peatonal de Lille Langebro, un proyecto diseñado por WilkinsonEyre en Copenhague, Denmark. Image © Rasmus Hjortshøj

Y ahí es donde la idea de "aprender de Copenhague" se volvió más difícil para un americano de visita y tal vez un poco más triste porque la palabra clave aquí es compartido. Podemos usar trozos o incluso grandes piezas de la caja de herramientas de Gehl. Las ciudades de EE.UU., como Nueva York y Pittsburgh, ya lo han hecho. No es una sorpresa, dado que el pensamiento de Gehl está enraizado en la visión de Jane Jacobs de la escala urbana y el eclecticismo.

Copenhague, por supuesto, no es un lugar perfecto, ya que los residentes son los primeros en decirlo. La ciudad está luchando con el aburguesamiento y el desplazamiento; está confusa y conflictiva en cuanto a su respuesta a los inmigrantes; se está volviendo mucho menos diversa económicamente.

Y no todas las lecciones urbanas de Copenhague, por muy inspiradoras que sean, son fácilmente transferibles. Es difícil, si no imposible, comparar una ciudad de sólo 600.000 habitantes con Nueva York, Chicago o Los Ángeles. Pero tal vez hay un precepto que podemos llevar a nuestras comunidades locales: Copenhague sigue funcionando con un conjunto de supuestos colectivos sobre la igualdad de acceso a la ciudad. Este es un valor cívico compartido, y es la base de décadas de trabajo de personas como Jan Gehl. Más que las alturas de los bordillos o las ciclovías, este es el verdadero secreto del éxito de Copenhague.

Sobre este autor/a
Cita: Pedersen, Martin . "Lo que podemos (y no podemos) aprender de Copenhague" [What We Can (and Can’t) Learn from Copenhagen] 22 nov 2020. ArchDaily Colombia. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/951866/lo-que-podemos-y-no-podemos-aprender-de-copenhague> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.