Agrandar imagen | Ver tamaño original
El pequeño sitio de 50 metros cuadrados se ubica en un entorno residencial a las afueras de Tokio. Si bien la vista está bloqueada en tres lados, el nivel del suelo es 2 metros más alto que la avenida que da al lado este, lo cual otorga una sensación flotante única y vistas abiertas hacia el patio de la escuela en el lado opuesto de la carretera. La casa albergará una pareja y sus hijos, quienes también fueron los artífices del proyecto. A pesar de las severas restricciones, como la regulación de la línea de retroceso y tener menos de 25 metros cuadrados de área de construcción permitida, llegamos a un diseño en forma de torre que consta de dos pisos subterráneos y otros dos sobre el suelo. La luz, el aire y la presencia de los residentes se moverán entre los pisos a través de una escalera circulante y un pequeño vacío colocado en la esquina de las habitaciones, que culminan en un suave "fluir". Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir