¿Se acabaron las ciudades? No tan rápido

¿Se acabaron las ciudades? No tan rápido

Cuando las cosas cambian, cambiamos la forma en que vivimos.

Cuestionar dónde vivimos, incluso en una era de teletrabajo, educación mediante Zoom y elución del transporte público, es una tarea complicada y de alto riesgo. Las casas son únicas. Tanto si alquilamos o si somos propietarios, para la mayoría de las personas donde vivimos consume la mayor cantidad de dinero que ganamos.

Si somos dueños, nos preocupamos por nuestra deuda, las tasas de interés que pagamos, pero sobre todo por el valor de nuestra casa. Y los pagos del alquiler duelen, son más costosos que inversiones.

El dinero, el valor de nuestras casas, ha liderado cada gran auge y caída de la vivienda en las últimas generaciones. Históricamente, nos mudamos a lugares de oportunidad, como mudarnos a la costa oeste para ser parte del auge tecnológico o mudarnos para reflejar nuestros valores, como abrazar una ciudad transitable como New Haven.

Ahora, por primera vez en 100 años, enormes fuerzas de una pandemia están afectando la forma en que vemos nuestros hogares. La sabiduría convencional es que el cierre de toda la ciudad de Nueva York aterrorizará a quienes viven allí ahora en su reapertura. Pero un artículo de Reuters en junio señaló: "Nueva York ha demostrado ser resistente ... desafiando las predicciones de un éxodo permanente después de los ataques al World Trade Center en 2001 y la súper tormenta Sandy en 2012".

Quinta Avenida, Nueva York, en mayo de 2020. Imagen © Edgar Jerins
Quinta Avenida, Nueva York, en mayo de 2020. Imagen © Edgar Jerins

Esto está respaldado por Susan Silverman, una corredora inmobiliaria de Brown Harris Stevens en Manhattan:

La afirmación de que hay un éxodo masivo de la ciudad de Nueva York es principalmente una hipérbole. Algunas personas eligen pasar tiempo en sus segundas residencias o alquilar temporalmente en otro lugar, pero muchos de nosotros mantenemos el rumbo [...] Incluso durante la pandemia, estamos vendiendo activamente apartamentos a todos los precios; la demanda sigue ahí.

La pandemia ha creado una oportunidad para los compradores, sugiere Silverman.

En los últimos 30 años, ha habido menos de media docena de oportunidades de compra en la ciudad. Para las personas que no poseen o necesitan actualizar, ahora es el momento.

Pero una narrativa ha ido evolucionando en estos últimos meses. Según WFSB y el Servicio Postal de EE. UU., Entre marzo y junio, más de 10.000 personas cambiaron sus direcciones permanentes a Connecticut desde Nueva York (frente a las 1.200 de los años anteriores). Los nuevos estudiantes de Nueva York están realizando sus estudios en algunas ciudades suburbanas. Las placas de Nueva York se ven con más frecuencia en las calles suburbanas de Connecticut.

Los arquitectos, como yo, en las áreas fuera de la ciudad de Nueva York hemos visto una avalancha de peticiones desde la ciudad de Nueva York en los últimos meses.

Margaret Muir, agente inmobiliaria, es especialista en muelles en la oficina de William Pitt Sotheby's en Madison. Para ella, el mundo inmobiliario ha mudado desde que COVID-19 lo cambió todo.

He estado vendiendo principalmente segundas y terceras casas aquí en la costa durante 30 años. Lo que está sucediendo ahora es diferente. ... Los compradores que no tienen conexión con esta área la están descubriendo por primera vez en función de la accesibilidad y el estilo de vida. La mayoría comparte tranquilamente que ya no quieren tener a Nueva York como base, han terminado con esa vida. Estamos en un mundo cambiado. Los problemas que enfrentaron las propiedades inmobiliarias de Connecticut antes de la pandemia están fuera de la vista en este momento.

En comparación con los ocho millones de personas que viven en la densamente poblada ciudad de Nueva York, los miles que se están mudando son un pequeño cambio en el número, pero ¿esta migración es una tendencia o una reacción instintiva al terror de una plaga? El cambio nacional a la vida urbana provocó un aumento del 15% en la población de la ciudad de Nueva York en los últimos 30 años, y nadie sabía que eso pasaría hace 29 años.

Cualquier decisión tomada con miedo tiene un alto riesgo de ser un error, especialmente al pensar en nuestros hogares. La delicada vida de alto costo / alta recompensa de tantos que viven en la ciudad de Nueva York creó una forma de vida que exigía una vida de alta densidad para que el costo de los servicios fuera asequible para quienes pagaban los increíbles alquileres y costos de vivienda.

No cabe duda de que estamos en medio de una época de cambio. La pregunta es si nuestros hogares y el lugar donde vivimos cambiarán.

Este artículo fue publicado originalmente en CTInsider.com

Te invitamos a revisar la cobertura de ArchDaily sobre el COVID-19, a leer nuestros consejos y artículos sobre productividad en el trabajo desde el hogar, y conocer las recomendaciones técnicas para un diseño saludable para tus proyectos futuros. También recuerda revisar los últimos consejos e información sobre el COVID-19 en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sobre este autor/a
Cita: Dickinson, Duo. "¿Se acabaron las ciudades? No tan rápido" [Are Cities Over? Not So Fast] 17 oct 2020. ArchDaily Colombia. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/949246/se-acabaron-las-ciudades-no-tan-rapido> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.