Agrandar imagen | Ver tamaño original
En momentos donde la naturaleza ha sido insistentemente desplazada de los sistemas urbanos y la interacción es cada vez más ajena al orden natural, el entendimiento de la sostenibilidad como una oportunidad de innovación puede ser una forma efectiva para mejorar la relación entre la arquitectura y el lugar. Deshabituar el uso de arquitecturas nocivas, indiferentes y aisladas con alta responsabilidad en el cambio climático, no solo es urgente sino inaplazable, porque no hay más alternativa que el desarrollo sostenible. En este sentido, es pertinente trazar caminos posibles hacia una redefinición de la relación entre los edificios y las personas, promoviendo una coexistencia más saludable y mejorando las condiciones de bienestar y confort. Hoy más que nunca, es necesario que los edificios incentiven un cambio de mentalidad, de hábitos y de patrones de uso con su arquitectura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir