Agrandar imagen | Ver tamaño original
La arquitectura se define por su permanencia. Si bien las obras más célebres de la disciplina son a menudo las que se construyeron para durar, hay una belleza y un valor inherentes en una arquitectura de impermanencia. Más allá de los edificios convencionales y considerando los impactos ambientales y sociales, las estructuras temporales tienen el potencial de ampliar los límites de la arquitectura y la categorización del arte. Tanto si la arquitectura es un arte como si no, los edificios y los espacios pueden transformar la experiencia humana. Como Christo y Jeanne-Claude mostraron al mundo, la escultura no tiene por qué ser un objeto fijo y permanente. A su vez, los pabellones están diseñados para explorar cómo la arquitectura puede ir más allá de sus cualidades fijas y permanentes para crear espacios que son aún más hermosos e impactantes porque son temporales. Adoptando los sistemas naturales y la agencia humana, estos pabellones establecen conexiones entre el arte, la arquitectura y el paisaje. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir