Agrandar imagen | Ver tamaño original
Como lo hemos visto a lo largo de la historia de la arquitectura, las instalaciones efímeras y los pabellones son elementos importantes para hablar de un momento específico de la arquitectura y de las manifestaciones sociales de una forma casi inmediata. Si bien es cierto que algunos pabellones han resultado tan relevantes que rompieron con su cualidad efímera para quedarse permanentemente y ser una expresión ejemplar de algún momento en la historia como el Pabellón Alemán de Barcelona, diseñado por Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich como pabellón de Alemania para la Exposición Internacional de Barcelona que se celebró en Montjuïc. Algunos otros se quedan documentados en fotografías, planos y experiencias para re-escribirse en futuros proyectos. Estas conjunciones, muchas veces de arte y arquitectura o de urbanismo y arquitectura (entre otras), son un reflejo de la sociedad en su tiempo y algunos incluso han llegado a ser considerados un manifiesto entre generaciones. Diversos países cada vez más promueven este tipo de lenguaje arquitectónico para realizar ejercicios que permitan entender las nuevas urbanidades, las nuevas formas de habitar y de movernos en el mundo. Sin embargo, debido a las condiciones ambientales y de desperdicio masivo, estos ejercicios demandan una mirada mucho más cíclica, con materiales que extiendan su vida útil y que puedan contribuir a crear una conciencia global mucho más colectiva. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir