Agrandar imagen | Ver tamaño original
Extremadamente versátil, no solo por su variedad de colores y patrones, sino también por sus posibilidades de aplicación, se pueden encontrar baldosas hidráulicas, en proyectos residenciales, en entornos que van desde áreas húmedas hasta salas de estar y dormitorios. La orientación de las piezas y el área en la que se aplican también son factores que contribuyen a la diversidad de posibles configuraciones  en el uso de la baldosa hidráulica: cuando están restringidas a un área determinada de un entorno, por ejemplo, pueden funcionar como "alfombras" fijas. Producidos en un proceso completamente artesanal, las baldosas hidráulicas se fabrican pieza por pieza, a partir de una combinación de polvo de mármol, cemento y tintes. Su proceso de producción no incluye la etapa de cocción: después de ser presionadas, las piezas se curan en agua (de ahí el nombre "hidráulico"), que es uno de los factores que las diferencian de la cerámica. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir