Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

¿Cómo ha respondido la arquitectura en Nueva York a las emergencias nacionales en los últimos 20 años?

¿Cómo ha respondido la arquitectura en Nueva York a las emergencias nacionales en los últimos 20 años?

La ciudad de Nueva York es el híbrido perfecto entre los vibrantes y granulares vecindarios –que Jane Jacobs imaginó alguna vez– y las innovaciones urbanas de Robert Moses. Sin embargo, su diversa población ha experimentado dificultades en los últimos veinte años, empujando a la ciudad a una ola recursiva de autorreflexión para reevaluar las estrategias urbanas, las tendencias de diseño y los métodos de transporte global a los que se había acostumbrado tanto. Después de las tragedias del 11 de septiembre y del huracán Sandy, el delicado equilibrio entre la promoción de un sentido de cultura individual y la fuerza en la unidad que los neoyorquinos son tan conocidos por servir como el elemento vital para la revitalización. Nueva York ha manejado constantemente la adversidad, siempre repensando, rediseñando y reconstruyendo esta ciudad para un futuro mejor.

© Laurian Ghinitoiu
© Laurian Ghinitoiu

Después del período del 11 de septiembre, muchos empleados comenzaron a trabajar juntos en espacios de trabajo comunes de forma temporal. Mientras que algunos encontraron que la falta de privacidad era comprometedora, otros descubrieron que fomentaba un sentido de comunidad y facilitaba el contacto emocional con sus compañeros. Como respuesta, se impulsó el cambio hacia espacios de trabajo más dinámicos, lo que condujo al desarrollo del plan de oficina abierta que se ha convertido en un lugar común en la actualidad. Los planos de planta abierta no solo facilitaron el camino para una mejor colaboración, sino que también permitieron a los empleados encontrarse entre sí en caso de emergencia y mejorar las líneas de visión fuera de los edificios para ver lo que sucede en el paisaje urbano permietral. Muchos de los cambios posteriores al 11 de septiembre se abrieron paso en una multitud de códigos de construcción y métodos mejorados de comunicación entre los socorristas.

© Robert Benson
© Robert Benson

Una de las industrias más afectadas en la ciudad fue el sector de la aviación y las aerolíneas nacionales e internacionales que rápidamente necesitaban restablecer las operaciones brindando una sensación de seguridad a los viajeros. En un negocio inherentemente competitivo, donde la lealtad a la marca y el servicio al cliente son críticos para el éxito, la industria de la aviación hizo algo que rara vez había hecho antes y se unió para crear una respuesta muy particular. Matthew Johnson, un líder de aviación en Gensler, compartió que la clave para traer de vuelta a los volantes era "crear un viaje que se sintiera seguro desde el momento en que llegas al aeropuerto hasta el segundo en que partes a tu destino final". Las terminales se actualizaron para agregar una capa visual de seguridad y se implementó la supervisión internacional de las organizaciones de aviación como respuesta a la creación de un entorno seguro. Las estructuras regulatorias posteriores al 11S que surgieron de la Ley de Seguridad de la Aviación y el Transporte de 2001 incluyeron la formación de la TSA y los procesos de control de seguridad actuales a los que estamos tan acostumbrados en los aeropuertos de todo el mundo.

Cortesía de rebuildbydesign.org
Cortesía de rebuildbydesign.org

Solo once años después, el huracán Sandy azotó la ciudad de Nueva York el 29 de octubre de 2012, trayendo consigo altas velocidades del viento, inundaciones sin precedentes que devastaron a miles de comunidades y costaron un daño estimado de 19 mil millones de dólares. Sirviendo como un llamado de atención a las duras realidades del cambio climático, la ciudad rápidamente comenzó la planificación inicial para extender la costa de Manhattan. Los funcionarios lanzaron el concurso Rebuild by Design como una forma de sumergir a arquitectos, urbanistas y arquitectos paisajistas en meses de investigación de campo en la ideación de diseño para cambiar drásticamente la forma en que la Ciudad de Nueva York se prepara para la respuesta a desastres. Las propuestas exitosas de firmas prominentes como OLIN, BIG y OMA transformaron la competencia en una organización que ahora ayuda a cinco ciudades de los Estados Unidos a comprender mejor sus vulnerabilidades urbanas, vinculándolas con los fondos y recursos para abordarlas. Aunque todavía queda mucho por reconstruir y fortificar, las muchas lecciones que Nueva York aprendió de la tormenta se han implementado sobre cómo los arquitectos de todo el país diseñan edificios nuevos y más resistentes. Nueva York ha abandonado la noción de que la ciudad puede pasar desapercibida a los elementos y, en cambio, ha comenzado a invitarlos a prepararse para el "próximo gran evento".

Hoy, la ciudad de Nueva York se encuentra una vez más, en el epicentro de otra crisis: la pandemia de COVID-19. Aunque ha sido por mucho, la ciudad más gravemente afectada en los Estados Unidos, también es una de las principales metrópolis actualmente en declive de casos y muertes, más de dos meses después de que se cumpliera la orden de permanencia en el hogar. Las empresas y los encargados de formular políticas están mirando hacia los diseñadores de la ciudad para establecer el tono de cómo podría ser la nueva ciudad normal a corto y largo plazo después de COVID-19. La repentina necesidad de crear e implementar estas estrategias ha creado un torrente de innovaciones, similar a las secuelas del 11 de septiembre y el huracán Sandy. Estas ideas combinan lo mejor de lo que funcionó antes con el pronóstico futuro de lo que podría haber sido posible en diez o quince años, pero lo hacen realidad en la actualidad. Los efectos a largo plazo de esta pandemia obligarán a Nueva York a crear un entorno construido más fluido e innovador. Desde repensar cómo los espacios de oficina serán más saludables a nivel individual y al mismo tiempo promover una capa de colaboración, hasta imaginar sistemas de transporte público más limpios y eficientes, Nueva York está en camino de servir como un estándar de referencia global para restaurar un sentido de confianza en cada habitante de la ciudad.

© Bruce Damonte
© Bruce Damonte

La industria de la aviación se encuentra en otra situación difícil, teniendo que conceptualizar nuevas estrategias de seguridad y operativas que permitirán a los viajeros querer volver a volar. Los tres aeropuertos principales de la ciudad de Nueva York –que sirven anualmente a millones de pasajeros nacionales e internacionales– están imaginando una experiencia de usuario más sencilla de "partida a destino" que ya había sido mejorada el 11 de septiembre. Las ideas sobre la implementación de la tecnología sin contacto, los exámenes de salud antes de la seguridad y después de la llegada, así como la capacidad de separar los momentos de agrupamiento serán fundamentales para controlar la propagación del virus. Según Matthew Johnson, hay predicciones de que los Centros para el Control de Enfermedades integrarán las pautas con la política aeroportuaria existente, forzando nuevas ideas sobre los derechos de las aerolíneas, los aeropuertos y los pasajeros. Una vez más, el diseño del aeropuerto ha tenido que avanzar rápidamente hacia el futuro y aconsejar a las aerolíneas sobre cómo abordar el objetivo móvil de los viajes aéreos volviendo a un cierto sentido de normalidad, tal vez más que cualquier otra industria. "Espero con ansias cuál será esta interrupción, cómo se sacudirá en esta industria y cómo comenzará a impulsarla", dice Johnson. “Esta pandemia es otra gran oportunidad para desafiar la norma. Esta pausa nos da todo el tiempo para cuestionar realmente qué es lo correcto."

Galería de Imágenes

Ver todo Mostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Overstreet, Kaley. "¿Cómo ha respondido la arquitectura en Nueva York a las emergencias nacionales en los últimos 20 años?" [How New York City's Architecture Has Responded to National Emergencies over the Last 20 Years] 22 may 2020. ArchDaily Colombia. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/940195/como-ha-respondido-la-arquitectura-en-nueva-york-a-las-emergencias-nacionales-en-los-ultimos-20-anos> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.