Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

¿Las ciudades deberían tener transporte público gratuito?

¿Las ciudades deberían tener transporte público gratuito?

En todo el mundo, las ciudades son el "punto cero" de la desigualdad y la insostenibilidad. Las dos ciudades más grandes de los Estados Unidos, la ciudad de Nueva York y Los Ángeles, también son las dos ciudades más desiguales, y un tercio del 10% de las familias más pobres del Reino Unido vive en Londres. Mientras tanto, dos tercios de la energía mundial y el 70% de las emisiones globales de carbono se atribuyen a las ciudades. Esto lleva a la pregunta de cómo la evolución de las políticas públicas y el diseño urbano pueden combatir estratégicamente estos dos problemas crecientes. En todo el mundo, las ciudades buscan la movilidad como parte de la solución y, en particular, hacen una pregunta simple: ¿qué pasaría si el transporte público fuera gratuito?

Hoy, aproximadamente 100 ciudades de todo el mundo ofrecen transporte público gratuito, con una gran concentración en Europa. El futuro del tránsito, tanto desde el punto de vista operativo como arquitectónico, ha generado un interés creciente entre arquitectos y urbanistas en los últimos tiempos, con ArchDaily observando el año pasado un aumento del 206% en las visitas a artículos relacionados con el transporte público en comparación con 2018, junto con un 143 % de aumento de lectores de artículos relacionados con la movilidad.

Existen numerosas razones por las cuales se debe alentar el acceso al transporte público. Por cada $1 USD invertido en transporte público, se generan alrededor de $4 USD de rentabilidad económica, mientras que una inversión de $10 USD millones en transporte público genera $30 USD millones en mayores ventas comerciales. Las personas también están más seguras viajando en transporte público, con un riesgo de accidentes reducido en un 90% en comparación con el transporte privado. Desde una perspectiva ambiental, el transporte público ya ahorra a los EE.UU. 4,2 mil millones de galones de gasolina cada año y 37 millones de toneladas métricas de carbono. Como los autobuses emiten un 20% menos de monóxido de carbono y un 25% menos de óxidos de nitrógeno por milla de pasajero en comparación con los automóviles de uso individual, el transporte público también es mejor para la salud pública.

Las ventajas de que aumente el uso del transporte público son obvias, pero los efectos de liberar sistemas públicos completos en el punto de uso son más controvertidos. Si bien los estudios, escenarios y modelos de simulación pueden proporcionar indicadores limitados, los efectos del transporte público gratuito se ven mejor en las acciones del mundo real, por parte de ciudades que han dado el valiente paso.

Luxembourg Tram. Image via Creative Commons
Luxembourg Tram. Image via Creative Commons

Europa lidera el transporte público gratuito. A partir del 1 de marzo de este año, Luxemburgo se convertirá en el primer país en hacer que su sistema sea gratuito para todos los ciudadanos. Apuntando a los viajes largos y la huella de carbono del país, el nuevo movimiento espera aliviar algunas de las peores congestiones de tráfico en el mundo, con Luxemburgo actualmente conteniendo el mayor número de automóviles por población en Europa. El movimiento para hacer que el transporte público sea gratuito ha sido un proceso gradual, con iniciativas anteriores que hacen que el sistema sea gratuito para personas menores de 20 años y subsidiado para otros. El gobierno cree que hacer que el sistema sea gratuito permitirá ahorrar en la recaudación de tarifas, la vigilancia y la administración.

Francia también se ha convertido en un centro de iniciativas de transporte público gratuito. A medida que el país se ha comprometido a prohibir la venta de automóviles de gasolina y diésel para 2040, y prohibir su presencia en París para el mismo año, el acceso al transporte público ha adquirido una importancia adicional. Hoy, 23 ciudades francesas ofrecen transporte público gratuito. El más grande es Dunkerque, cuyos 257,000 residentes se benefician de un sistema de autobús gratuito que ha aumentado el uso de la red en un 60% entre semana y 100% los fines de semana. El 48% de los usuarios dicen que dejan sus autos en casa, mientras que el 5% los han vendido por completo.

Metro de París. Imagen © Shutterstock
Metro de París. Imagen © Shutterstock

París también está en proceso de reducir la carga financiera del transporte público. En septiembre de 2019 se implementaron nuevas concesiones en la región del Gran París, que incluyen viajes gratuitos en metro y autobús para personas menores de 11 años, incluidos los no nacionales, y viajes gratuitos para personas con discapacidades menores de 20 años. Además, estudiantes de secundaria entre 14 y 18 recibirá una concesión del 50%, así como una cuenta gratuita de bicicletas compartidas en el esquema Vélib de la ciudad.

En el momento del anuncio, el experto en transporte de la Universidad Libre de Bruselas, Wojciech Keblowshi, señaló que “El uso entre grupos vulnerables, los desempleados, los ancianos y los jóvenes que no tienen un ingreso de clase media, aumentó dramáticamente cuando se abolieron las tarifas. La ciudad se vuelve mucho más disponible para ellos. Pueden buscar trabajo y aprovechar las actividades e instituciones culturales. Ese argumento está especialmente presente en el contexto francés ".

Tram de Kansas. Imagen © Jim Maurer, Flickr
Tram de Kansas. Imagen © Jim Maurer, Flickr

Si bien Europa se ha convertido en un modelo a seguir para el transporte público gratuito, las ciudades de los EE. UU. También están comenzando a adoptar medidas similares. El año pasado, Kansas City anunció que liberaría su sistema de autobuses, reservando $ 8 millones para respaldar un movimiento destinado a abordar las preocupaciones de desigualdad y fundamentar los esfuerzos de la ciudad para combatir la crisis climática. Olympia, Washington también ha anunciado recientemente que están siguiendo su ejemplo.

En el estado liberal de Massachusetts, varios pueblos y ciudades están examinando y promulgando sistemas libres. Según lo detallado por The New York Times, la segunda ciudad más grande del estado de Worcester está considerando renunciar a las tarifas de los autobuses en un movimiento que se espera que cueste entre $ 2 y $ 3 millones por año. Mientras tanto, Lawrence MA, una ciudad de aproximadamente 80,000 habitantes, comenzó un programa piloto de dos años en septiembre de 2019 para abolir las tarifas de los autobuses, lo que llevó a un aumento del 24% en el uso de su sistema.

Boston también está examinando la viabilidad de dicho sistema. El presidente del Consejo de la Ciudad, Kim Janey, ve el movimiento como un factor clave para abordar la desigualdad social y racial, y dice "piensen en quién está usando nuestros autobuses: son las personas negras, las personas que viven en comunidades donde hay concentraciones supremamente profundas de pobreza ”. Janey ha propuesto abolir las tarifas en las rutas clave a través de los barrios de bajos ingresos de la ciudad.

Sin embargo, la idea no ha ganado el respaldo unánime en Boston. El alcalde Marty Walsh ha mostrado cautela sobre la viabilidad financiera del plan, mientras que el subdirector de la Junta de Asesores de MBTA, Brian Kane, quien supervisa los gastos del sistema, fue citado por The New York Times diciendo que "no hay tal cosa como gratis". Alguien tiene que pagar. Boston tiene los conductores de autobuses mejor pagados del país. No van a trabajar gratis. Los abastecedores de combustible, la mecánica, no van a funcionar de forma gratuita ”. Ha argumentado que un sistema libre significaría perder los $ 109 millones generados por las tarifas en 2019. Los partidarios de un sistema libre disputan esto, diciendo que el sistema costaría $ 36 millones y se pagará con un aumento de 2 centavos en el impuesto a los combustibles de la ciudad. Este mes, la idea fue respaldada por el consejo editorial de The Boston Globe.

© Virgin Hyperloop One
© Virgin Hyperloop One

Como arquitectos, urbanistas y diseñadores, nuestro enfoque en el transporte público a menudo se basa en la estética y nuevos conceptos, como Hyperloop o Uber Skyports. Sin embargo, las formas en que los sistemas existentes son administrados y financiados por el gobierno también deben estar a la vanguardia del debate. Cambiar la forma en que las personas acceden y usan el transporte público existente puede resultar mucho más rentable y ambientalmente responsable que proponer alternativas de transporte radicales que requieren el gasto de nuevas energías, materiales y finanzas. Aquellos involucrados en la configuración de los sistemas de transporte urbano, ya sean arquitectos, urbanistas o formuladores de políticas, deben estar preparados para ser tan audaces y visionarios con las infraestructuras financieras y económicas como lo son con las físicas. La base ya está allí.

Sobre este autor/a
Cita: Walsh, Niall. "¿Las ciudades deberían tener transporte público gratuito?" [Should Cities Make Public Transport Free?] 25 ene 2020. ArchDaily Colombia. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/932267/las-ciudades-deberian-tener-transporte-publico-gratuito> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.