Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuatro parejas de amigos se unen en un proyecto en común para construir en Barcelona un edificio de cinco viviendas con espacios comunitarios de relación y convivencia. Los promotores del edificio con el arquitecto Thomas Lussi como iniciador son sus propios usuarios, quienes deciden construir su nuevo hábitat apostando por la calidad arquitectónica, el diseño pasivo y la sostenibilidad. Encuentran un estrecho terreno de 6 m de ancho y 30 m de largo en el barrio del Poblenou dentro de la cuadrícula de Cerdà. Junto con la arquitecta local Lola Domènech, pudieron construir una casa que satisface todas sus necesidades, de modo que cada parte ocupara un piso en un ambiente de vida compartido. Las viviendas de unos 80 m2 disponen de 2 terrazas, una a fachada patio y otra a fachada calle, que garantizan una ventilación cruzada y conforman los frentes de los testeros. Las salas de estar-cocina-comedor se ubican en la fachada posterior en relación directa con el patio del edificio.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir