Agrandar imagen | Ver tamaño original
Reforma de una vivienda en planta baja entre medianeras donde se optó por situar el espacio de estar vinculado a un patio de nueva creación en el fondo de la parcela. Ofreciendo a estos elementos del programa la máxima intimidad y la mejor orientación solar. La segunda estrategia fue la de dotar de singularidad el pasillo de unión del acceso y la sala de estar a través de la forma curva. Generando un espacio plástico, que se abre, que acompaña, que aporta dinamismo y sensualidad a un espacio que normalmente es residual, lineal y monótono. Esta zona de paso que se percibe de forma distinta dependiendo de que parte del recorrido estas, es el que permite acceder al resto de las estancias. Las puertas, que están diseñadas de suelo a techo, permiten ampliar el campo visual y la disolución de este espacio de paso con las propias habitaciones. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir