Agrandar imagen | Ver tamaño original
La montañosa ciudad de Uonuma, en Japón, da un giro completo en su clima, con veranos cálidos y húmedos hasta inviernos nevados. Aquí la temperatura puede alcanzar hasta 30 grados centígrados en veranos con más del 80% de humedad, mientras que en invierno la ciudad puede recibir nevadas de hasta 3 metros de altura. Por lo tanto, una casa construida en esta región no solo debe enfrentar las adversidades de la tierra, sino también crear un ambiente donde los residentes puedan prosperar en su entorno. El enfoque de diseño convencional que contrarresta este nivel de nieve es elevar los espacios habitables, usar medios mecánicos para derretir la nieve de la azotea usando agua subterránea y tener paredes gruesas con aislamiento adicional. Sin embargo, todas estas medidas crean un aislamiento entre el interior y el exterior, y no queríamos llevar adelante esta convención de separar el espacio interno del externo, propagando así la sensación de estar fuera de lugar dentro del propio entorno. Queríamos que los residentes disfrutaran plenamente de su paisaje y su entorno. Por lo tanto, un factor importante del diseño fue hacer que esta conexión entre el edificio y la nieve fuera más directa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir