Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ante la creciente demanda de gente que llega a Mérida buscando una mejor calidad de vida, los promotores inmobiliarios han generado una oferta desmedida de desarrollos que responden únicamente a ejercicios financieros y de mercado. En un terreno regular en una zona residencial intra-urbana se nos encarga desarrollar un proyecto patrimonial para renta, que genere la mayor cantidad de unidades vendibles posibles. La orientación y ubicación del predio y la libertad del cliente de “proponerle” la tipología más favorable, nos llevaron a un esquema compositivo en forma de rehilete, el cual ordena 4 bloques habitables que giran según sus necesidades y usos y permiten hacer un proyecto flexible que puede construirse por etapas y que responde a los flujos financieros del inversionista. La primera etapa o bloque, se pensó para familias pequeñas de tres integrantes y se resuelve en dos niveles que toman la escala urbana y resultan en un esquema lineal y perpendicular a la calle, que marca el acceso al desarrollo, se abre al norte y conduce al usuario al segundo bloque. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir