Agrandar imagen | Ver tamaño original
El diseño es un acto crítico, y la arquitectura es una disciplina inevitablemente política, por mucho que uno intente negarlo. Esta es la opinión de Andrés Jaque, un arquitecto español, fundador de la Oficina de Innovación Política, con sede en Madrid y Nueva York, que se dedica a la práctica arquitectónica, la investigación y el activismo como si una cosa fuera inseparable de otra. En esta entrevista, realizada durante la XII Bienal Internacional de Arquitectura de São Paulo, Jaque analiza cómo la reflexión queer puede proporcionar aportes para la participación de la comunidad y cómo la arquitectura se ha "desplegado en una actividad transescalar y en una práctica multimedia". "El proyecto es definitivamente una práctica crítica, los aspectos [...] básicos, como la elección de materiales o el acceso al edificio, son hoy cuestiones críticas que deben verse desde la perspectiva de los desafíos políticos contemporáneos", dice Jaque, cuyo trabajo en Europa, Estados Unidos y América Latina ha abordado cuestiones de sexualidad, género y activismo a partir de proyectos e investigaciones que buscan discutir el espacio ya no como un dato universal, sino con acciones específicas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir