Agrandar imagen | Ver tamaño original
Sin duda, un buen diseño interior debe ser compatible con un buen diseño de iluminación, garantizando que la cantidad y la potencia de las lámparas sean las adecuadas para los entornos según sus dimensiones y su uso. Los baños, en específico, deben recibir especial atención. Además de detenerse en los tipos de lámparas y ampolletas –ya que es un área húmeda–, también se debe abordar el problema de su doble función. En primer lugar es un espacio de trabajo, donde realizamos la mayoría de nuestras rutinas de higiene personal, incluido el maquillaje y el afeitado. Estas actividades que requieren una iluminación más blanca, directa y enfocada. Pero también es un espacio de relajación, ya que es posible convertir el ritual del baño en un verdadero spa en casa. En estos casos, se recomienda incluir un circuito separado para una iluminación más cálida, con lámparas de tono amarillento, ubicadas estratégicamente para iluminar el espacio de forma indirecta. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir