Agrandar imagen | Ver tamaño original
En este trazado panorámico de la Historia del Arte y de la Arquitectura durante los siglos XIX y XX, el lugar de la interpretación se configura como una intersección de motivos dispares: una verdadera red en la que las posibles historias se multiplican, sin poder jamás alcanzar una síntesis totalizadora: la historia como “problema” deviene así un recorrido crítico. El espacio histórico se configura como una red de significados interactivos; la nuestra es, pues, una de las múltiples narraciones posibles, no más cierta que otras, en absoluto exclusiva y menos aún superior. Solamente una hipótesis de trabajo, que deberá encontrar en su seno las justificaciones de su estructura para proponerse como creíble comentario crítico del mundo de los hechos físicos al que remite. Por otro lado, resaltar el fenómeno de la “ciudad” como lugar de reflexión ha significado distinguir un ámbito de experiencias pluridisciplinarias en torno al cual se van articulando las diversas opciones de distintos intérpretes. Estos “intérpretes” no son entonces únicamente los arquitectos o urbanistas, sino también los literatos, los artistas, los sociólogos, los filósofos, etc.; los inevitables cruces entre tales lecturas constituyen el espesor conceptual de una dimensión histórica fijada, además, a partir de la preeminencia otorgada al aspecto teórico. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir