Agrandar imagen | Ver tamaño original
El territorio de Cercedilla, un municipio ubicado a 57 kilómetros de Madrid en la Sierra de Guadarrama, ha sido modelado por las tres migraciones campo-ciudad de las últimas décadas. Durante la última década, aparece un nuevo tipo de habitante rural que es al mismo tiempo urbanita: una población que vuelve al campo sin haberse ido de la ciudad. Estos ciudadanos en tránsito generan nuevas ruralidades y alianzas que continúan transformando el paisaje: en el prado de la casa de Ana y Manolo, The Young Old House, pastan las vacas de Luis, un ganadero local, que a su vez cuidan esta zona del monte a cambio de hierbas frescas. La convivencia entre comunidades rurales tradicionales y nuevos habitantes rur-urbanos permite construir nuevas ecologías, fundamentales para mantener el equilibrio y el cuidado de un territorio en cambio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir