Agrandar imagen | Ver tamaño original
Durante gran parte de la historia de la arquitectura, se diseñaron interesantes fachadas a través de la materialidad o la ornamentación. Desde los frisos elaboradamente pintados del Partenón hasta los exteriores de vidrio de los rascacielos modernos, la arquitectura ha sido principalmente estática, solo cambiando al entrar en contacto el entorno con sus materiales, a través de la lluvia, la luz, el óxido, y otros fenómenos. A medida que la tecnología progresa y las fachadas se transforman, literalmente, el papel del medio ambiente no ha disminuido. Más bien, la tecnología de punta ha permitido que los diseñadores desarrollen soluciones que responden a los estímulos ambientales de formas más interesantes que nunca. Generalmente, estos diseños toman la forma de fachadas cinéticas: fachadas arquitectónicas que cambian dinámicamente, transformando monolitos estáticos en superficies en constante movimiento. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir