Agrandar imagen | Ver tamaño original
La escena es común. Estás en un restaurante y puedes escuchar mejor la conversación de las personas que están en la mesa de al lado que a la persona con la que estás sentado. Entonces, todos comienzan a hablar más alto, haciendo que el ambiente sea caótico. Absorción, reflexión, reverberación, frecuencia, decibeles. Si bien la acústica es una ciencia compleja que puede generar edificios casi inhabitables cuando no está bien pensada, los arquitectos no siempre poseen los recursos teóricos ni tienen la preocupación necesaria para desarrollar espacios acústicamente cómodos. Al llegar a una superficie, como una pared, un objeto o un techo, se absorbe parte de la energía del sonido; parte de ella pasa a través de la superficie y otra parte se refleja de nuevo en el espacio. Un espacio acústicamente adecuado es aquel que logra un equilibrio entre la absorción y la reflexión, de acuerdo con las necesidades de su uso. Hay espacios donde es importante absorber la mayoría de los sonidos, como en un restaurante, mientras que en otros, el equilibrio entre la reflexión y la absorción es más deseable, como en salas de conciertos y teatros. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir