Agrandar imagen | Ver tamaño original
La forma de trabajar ha cambiado, pero la mayoría de las oficinas siguen siendo las mismas. Sin embargo, innovar no significa necesariamente derribar todos los muros y crear un espacio de juegos; el diseño de una oficina debe tener en cuenta las necesidades y detalles de cada trabajo por separado. Por supuesto, para cada función hay mejores y peores formas de organizar los espacios, y algunas configuraciones funcionan mejor para determinadas actividades. Lo importante es que el lugar permita las interacciones, al tiempo que proporciona lugares para la concentración y el enfoque. En el transcurso de un día en la oficina nos sentamos en diferentes lugares. Buscamos concentración, conversar, asistir a reuniones y presentar nuevas ideas. Además de la configuración del espacio, en todas las actividades, la comodidad es vital para la eficiencia en el trabajo. La iluminación, la temperatura, el ruido, la altura de la mesa y el confort de la silla forman parte de esta ecuación. Una persona que no se siente cómoda, estará pensando en la causa de su incomodidad en lugar de pensar en su trabajo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir