Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa se sitúa en un condominio cerrado en la periferia de Lisboa, en un lote con una pequeña pendiente orientada a sur y al campo de golf. Un conjunto de volúmenes blancos “se equilibran entre sí” dibujando y jerarquizando los espacios interiores de la casa y creando vacíos que se relacionan con el jardín.  La distribución del programa de la casa es muy clara: en el piso de entrada los volúmenes se encuentran en equilibrio, diseñando los vacíos de las salas, y permitiendo la continuidad entre los espacios sociales, creando transparencias con el exterior. En el piso superior, las habitaciones constituyen volúmenes cerrados e individualizados que se equilibran sobre el piso inferior creando varios espacios aterrazados exteriores con vista hacia el paisaje.  A sur, un patio perfora el jardín y permite la entrada de luz en el piso subterráneo, donde se desenvuelven las salas de juegos y servicio. Aprovechando esta sobreposición de volúmenes, en el centro de la casa aparece la escalera, y la sala de estar a doble altura relacionada con el escritorio, privilegiando así la transparencia entre los dos pisos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir