Agrandar imagen | Ver tamaño original
La vivienda, ubicada en el barrio madrileño de los Jerónimos, en origen se encontraba compartimentada y oscura. Nuestro principal objetivo consistió en aportar luz natural a la vivienda, generando espacios más diáfanos abiertos al paisaje. El interior queda articulado mediante una zona central de día, dejando a los extremos las zonas de noche. Los materiales utilizados en la vivienda son la madera de roble, el acero y el hormigón, que contrasta con la delicada carpintería diseñada a medida para la vivienda. Para liberar el espacio central de la vivienda, se genera un perímetro contenedor y se configura el vacío restante por dos elementos exentos que se equilibran entre sí: la isla de la cocina y la chimenea. Así, en el perímetro, una estantería en acero negro y roble natural envuelve y potencia el espacio principal de la vivienda. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir