Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

Hudson Yards y Notre-Dame: un golpe a la megalomanía

Hudson Yards y Notre-Dame: un golpe a la megalomanía

Este artículo fue publicado originalmente en Common Edge.

En los últimos meses, dos eventos han perjudicado la percepción del público con respecto a la arquitectura más que cualquier otro que haya experimentado en los 40 años que llevo en la profesión.

Primero, se realizó la gran inauguración de Hudson Yards en la ciudad de Nueva York, un enorme proyecto de $ 20 mil millones en el extremo oeste de Manhattan. Esta primera fase se abrió después de siete años de construcción e incluyó una reunión obligatoria de arquitectos de "clase mundial" — Kohn Pedersen Fox, Diller Scofidio + Renfro, SOM, The Rockwell Group — así como el loco proyecto del diseñador Thomas Heatherwick.

¿Qué podría salir mal?

El proyecto disgustó a casi todos los críticos. Lo que se construyó no fue el Rockefeller Center del siglo XXI, sino un grupo de torres cuadradas, cada una con su propia perversidad. La visión de estalagmitas con excesivo vidrio, descoordinados e inflexibles que se extendían hasta la nada más que la vanagloria, enfrentándose a nada más que a los otros, se sentía distópica. En The Guardian, Hamilton Nolan lo calificó de "ultra capitalista...la fantasía de los multimillonarios".

Abajo, apretado entre todo esto, está la locura de Heatherwick, de $200 millones y 15 pisos, "The Vessel", sus escaleras sin sentido a ninguna parte, en una triste comparación con el otro evento arquitectónico cercano basado en el movimiento, High Line. Las críticas fueron aún más duras que las torres a su alrededor. The Vessel fue llamado "una trampa para turistas" (el peor insulto posible), "La colmena"," El bote de basura "," cestería ". La creadora de McMansion Hell, Kate Wagner, que escribió en The Baffler, tituló su pieza "Fuck The Beehive" ("Que se joda la colmena"). Pero la acción ya estaba hecha. Las malas críticas pueden matar una jugada, pero estos edificios y esas escaleras vacías durarán por generaciones.

Un mes después, hubo una tragedia genuina: Notre-Dame se quemó. La transmisión en vivo y en color de ese horrible evento repentinamente inundó todos esos medios de comunicación que acababan de criticar a Hudson Yards. Para mí, las llamas voladoras crearon una especie de latigazo psíquico.

La respuesta del público al incendio fue una pena y un temor universal. Uno pensaría que los arquitectos podrían percibir esa tristeza cultural y mantener su fuego estético hasta que se conociera la magnitud del daño de Notre-Dame. Pero algunos no pudieron resistir sus peores impulsos, ofrecieron "soluciones" que no respondieron a la pérdida de un ícono, sino que, se aprovecharon de él — y tan rápidamente que uno se pregunta si había otro trabajo por hacer en estas oficinas.

© Studio NAB
© Studio NAB

Primero, y más ridículamente, Sir Norman Foster ofreció una plataforma de observación y una nueva aguja hecha de cristal y acero inoxidable. Luego, sin solicitarlo, Vizum Atelier, Nicolas Abdelkader, Studio NAB, Alexandre Chassang, ABH Architectes, Alexandre Fantozzi, AJ6, Mathieu Lehanneur, Dakis Panayiotou/Kiss the Architect, y muchos otros se sumaron — y recibieron el golpe de ego que se merecían: completo desprecio por todos menos del 1% de los arquitectos.

La mayoría de los arquitectos que conozco estuvieron de acuerdo con todos los demás: la respuesta instantánea y macabra de algunos arquitectos a una "oportunidad" percibida en París fue escandalosamente egoísta. Lamentablemente, el público tiende a escuchar las voces más fuertes y escandalosas de la profesión. Aquí fue donde se reveló la base moral de la arquitectura, en estas "ideas geniales", convirtiendo la desgracia de otros en ganancias personales.

© Vincent Callebaut Architectures
© Vincent Callebaut Architectures

Así que estos dos eventos dominaron la percepción pública de "La madre de las artes". Los arquitectos llenaron el espacio con indiferenciados y obscenos gestores de ganancias en Nueva York, o bien: bailaban en el cadáver ardiente de la belleza dañada, en París. De cualquier manera, aquellos que miraban las imágenes simplemente no eran parte de las preocupaciones de los diseñadores. Nuestra cultura, nuestro contexto, quiénes somos — todo eso parecía importar menos en Hudson Yards y Notre-Dame que lo que proyectaban los sordos arquitectos. Un doble golpe de megalomanía elitista que se autoimpuso dejó a todos aquellos que consideran a lo que he dedicado mi vida, como una amenaza para los valores humanos, la historia y lo que muchos consideran sagrado.

El centro cultural de la civilización occidental, tiene a Notre-Dame en su corazón, y ese legado puede y debe ser restaurado. En cambio, los arquitectos aprovecharon este hecho para crear su momento utilizando la inmediatez del internet.

Todos estos comentarios públicos debilitan la reputación de la arquitectura hasta el punto en que es fácil comparar a los arquitectos con los diseñadores de moda, que se aprovechan de los momentos de shock para hacerse notar. Los arquitectos se presentan como auto promotores irreflexivos. En un mundo donde la imagen lo es todo, el impacto es igual a la fama, ya que la fama sustituye la atención. Estas explosiones de enfoque arquitectónico revelaron lo peor de la arquitectura. Pero el impacto instantáneo con las razones más superficiales (aparte de su impacto) finalmente se convierte en aburrimiento.

Somos productos de nuestro tiempo. I.M. Pei tardó años en reflexionar que signficado agregar al Louvre, también un icono de París. Algunos lo odiaban, otros lo amaban. Pero nadie podría acusar a Pei de tomar ventaja de un ícono para agrandar su fama mundial. En su lugar, enterró casi todos los metros cuadrados que se le pidió que agregara, y ofreció una locura como contrapunto, en lugar de cambiar la estructura existente.

Es fácil atacar malas imágenes y despotricar sobre el diseño irreflexivo. Pero no es por eso que los últimos dos meses han sido un golpe al valor de lo que muchos de nosotros hacemos todos los días para hacer del mundo un lugar mejor. No, Hudson Yards y la respuesta al incendio en Notre-Dame revelaron una perspectiva profundamente inquietante. La triste y aterradora verdad es que cada uno, de una manera diferente, ignora la humanidad de todos, menos los diseñadores mismos. Los que viven en y alrededor de Hudson Yards no tienen voz en la grandiosidad impersonal del proyecto. Aquellos que aman profundamente a Notre-Dame, su historia y su carácter sagrado, son completamente ignorados en las visiones de los diseñadores.

Estos dos eventos transmitieron mensajes claros de los arquitectos al resto del mundo: lo que eres simplemente no es tan importante como lo que decimos que debes ser.

Sobre este autor/a
Cita: Dickinson, Duo. "Hudson Yards y Notre-Dame: un golpe a la megalomanía" [Hudson Yards and Notre-Dame: A One-Two Punch of Megalomania] 09 jun 2019. ArchDaily Colombia. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.archdaily.co/co/918694/hudson-yards-y-notre-dame-un-golpe-a-la-megalomania> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.