Agrandar imagen | Ver tamaño original
Desde su invención en la década de 1920, el hormigón celular abordó la búsqueda de un material industrial que presentara las características de la madera -como su liviandad, capacidad de corte y perforación- y evitara algunas de sus desventajas - como absorción de agua y necesidad de mantenimiento. Hoy en día, los bloques de hormigón celular curado en autoclave (HCCA) están activamente presentes en el mercado por parte de fabricantes como Hebel o Retak, constituyendo un sencillo y eficiente sistema constructivo. Si te has preguntado cómo construir con estos mampuestos, es pertinente indagar un poco más en las ventajas de este material. Es un material prefabricado -con aglomerantes (principalmente cemento y una proporción de cal), áridos finos, agua y un agente expansor- que puede utilizarse tanto para construir muros portantes como tabiques divisorios. Al igual que los ladrillos comunes o bloques de cemento, estos funcionan en conjunto al apilarse y al unirse con mortero.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir