Agrandar imagen | Ver tamaño original
Descripción enviada por el equipo del proyecto. La idea inicial de este proyecto, en la playa de Xangri-lá, era dar el aire de una casa rural ubicada en la playa, utilizando un área considerable del terreno. Para cumplir con las expectativas del propietario, a quienes les gusta una casa abierta sin perder privacidad, todas las caras del área social fueron diseñadas como parte del área externa. Además, se utilizó luz natural y ventilación cruzada con el objetivo de evitar el uso del aire acondicionado. El ahorro de energía también se optimizó con el uso de la tecnología LED en todos los ambientes. Los muros de hormigón, más allá de crear una apariencia bruta y rústica inigualable, ofrecen ventajas en cuanto a la temperatura y el bajo mantenimiento. La casa tiene cinco habitaciones grandes, cuatro ubicados en el segundo piso, acompañados de dos baños, y una suite en la planta baja, que garantiza un fácil acceso. El área social cuenta con un lavadero. La chimenea se creó frente a la sala de estar y al comedor, para mantener ambas áreas calefaccionadas en el invierno. La cocina se une al comedor, a través de una isla gourmet. La mesa del comedor se puede convertir en una mesa de billar o una mesa de ping-pong, lo que crea un ambiente perfecto para recibir a familiares y amigos, además de la gran barbacoa ubicada en el área externa. Las baldosas termoacústicas se utilizaron para cubrir el comedor y la terraza y se eligieron no solo por sus características principales, sino también por la ligereza y resistencia que brindan. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir