Agrandar imagen | Ver tamaño original
La innovación y la tecnología a menudo se presentan como ideas vinculadas inextricablemente. Sin embargo, cuando se trata de resolver problemas urbanos actuales, la tecnología no siempre representa el mejor camino. La innovación, en cambio, debe provenir de una comprensión profunda de las funciones y los procesos propios de la ciudad, incluyendo tanto a su gobierno municipal como a sus otras organizaciones locales. La tecnología puede ayudar en este proceso, sí, pero no debe ser utilizada como un remedio universal. Ciertamente, las nuevas tecnologías pueden ser invaluables si son utilizadas como herramientas para recolectar y analizar datos. A pesar de esto, para evitar resultados con una cantidad abrumadora de información descontextualizada, primero, es necesario plantearse las preguntas correctas. Determinar estas preguntas específicas es una tarea realizada por los seres humanos con más eficiencia, teniendo una comprensión práctica de la ciudad, la política urbana y la evaluación de programas. Si bien la tecnología puede hacer grandes promesas y generar altas expectativas, la realidad de los gobiernos municipales finalmente no podrá cumplirlas sin intervenciones personalizadas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir